CONSUMO DE FIBRAS Y PREECLAMPSIA

Preeclampsia-causa-dolor-intenso-cabeza-1533729

Preeclampsia y fibra

Existe suficiente evidencia que documenta múltiples beneficios, entre ellos la reducción del riesgo de desarrollar hipertensión, asociada a una dieta rica en fibras.

Sin embargo, pocos estudios han investigado la extensión de estos beneficios a las mujeres embarazadas y su asociación con el desarrollo de preeclampsia*.Es por este motivo, que investigadores del Swedish Medical Center, de Seattle (Estados Unidos) estudiaron y realizaron seguimiento durante la gestación a 1.538 mujeres embarazadas del estado de Washington.

Para tal fin, se realizó un extenso cuestionario de dónde se relevaba el consumo de fibras 3 meses previos al embarazo y durante la primera etapa de la gestación. Del total de las participantes, 64 desarrollaron preeclampsia. Los autores hallaron que aquellas mujeres que consumían la mayor cantidad de fibra (21,2 gramos o más por día) durante ambos períodos de evaluación tuvieron 72% menos probabilidades de desarrollar preeclampsia que las que ingerían los niveles más bajos de fibra (menos de 11,9 gramos diarios).

Otro dato interesante, que se rescata del análisis es que las mujeres con ingesta elevada de fibra presentaban niveles de triglicéridos casi 12 puntos más bajos y lipoproteínas de alta densidad (HDL) más de 2,6 veces mayores que las mujeres con menor consumo diario de fibra. Los resultados de este trabajo estiman que cada 5 gramos de aumento en el consumo diario de fibra se reducían un 14% el riesgo de preeclampsia. Esta relación se mantuvo después de que se tuvieron en cuenta otros factores potencialmente relacionados con el riesgo de preeclampsia, como el consumo total de calorías, la edad materna, la etnia, la cantidad de embarazos y el peso antes de la concepción.

Estos resultados sugieren que aumentar el consumo de fibra antes y durante los primeros meses del embarazo beneficia la salud de las mujeres y, por consiguiente, del feto. Asimismo, colabora con el futuro desarrollo de estrategias para jerarquizar nuevos estilos de vida, especialmente los alimentarios, para reducir el riesgo de preeclampsia y otras patologías.

Este estudio fue publicado en la revista “American Journal of Hypertension”, en julio de 2008.

* Es una enfermedad del embarazo que consiste en aumento de la presión arterial habitualmente acompañado de edemas (hinchazón de las manos, cara y pies) y aparición de proteínas en el análisis de orina (proteinuria).

Anuncios