DIETA DE LA FRUTA ACAI

Dieta de la fruta Acai

Dieta de la fruta Acai

Para nadie es un secreto de que las frutas son buenas para la salud. Por ejemplo, las frambuesas, fresas y arándanos son ricas en antioxidantes y otros elementos que promueven una buena salud. Sin embargo, diversos estudios han demostrado que existe una fruta muy poderosa: Acai.

La fruta Acai sólo se encuentra en los bosques tropicales del Amazonas. La delicada fruta se echa a perder rápidamente después de la cosecha. Así que para transportarla hay que congelarla o preservarla rápidamente. Por estas razones sólo recientemente ha ganado atención en los medios. Diversos doctores hablan de las virtudes de la fruta Acai, abogando su uso para todo, desde perder peso, hasta combatir lo signos de envejecimiento.

La fruta Acai tiene numerosos beneficios nutricionales. Contienen cerca de diez veces más antioxidantes que la misma cantidad de uvas rojas. Tienen muchos aminoácidos, fibra dietética, grasas monosaturadas y fitoesteroles.

Propiedades de la Acai

Los antioxidantes reducen los efectos de los radicales libres, lo que contribuye significativamente a combatir el envejecimiento. Los aminoácidos ayudan a construir músculos saludables. Todos estos nutrientes son excelentes para el corazón, el sistema inmunológico y el sistema digestivo.

Esta fruta también ha sido usada en muchos regímenes para perder peso. Un suplemento de fruta Acai es usado comúnmente junto con un producto limpiador del colon. Juntos, la Acai y el limpiador del colon, libran al cuerpo de toxinas y otros desechos. El alto contenido nutricional de la fruta también incrementa la energía.

Adiós a los kilos de más

La fruta Acai y el limpiador del colon de manera combinada, puede ayudarte a perder varios kilos en tu cuerpo. Ésto se debe a que los desechos removidos por el régimen pueden pesar varios kilos y al deshacerte de ellos, reducirás tu peso en la misma cantidad.

La fruta Acai es más efectiva en su estado natural. Desafortunadamente es muy difícil de encontrarla fuera de su tierra natal. s.

Fuente nutricional

Cabe señalar que algunos investigadores disputan las afirmaciones de que la fruta Acai promueve la pérdida de peso, pero los expertos en salud coinciden en que esta fruta es una de las mejores fuentes de nutrición que uno podría desear.

Una dieta de la fruta Acai es segura para casi todo el mundo y muchos dietistas han reportado un gran éxito con ella. Así que si se busca una dieta que no repare en valor nutricional, la dieta Acai podría ser la indicada. Recuerda, acudir con tu nutriólogo, para que te dé un plan alimenticio y de ejercicios que te permitan alcanzar tus objetivos.

Anuncios

EL CONSUMO HABITUAL DE ALIMENTOS MUY CALÓRICOS PUEDE GENERAR ADICCIÓN

Ingesta excesiva de este tipo de comida.

Ingesta excesiva de este tipo de comida.

Un estudio en un modelo animal demuestra que la ingesta excesiva de este tipo de comida es capaz de desencadenar en el cerebro respuestas similares a la adicción.

Los alimentos altos en calorías pueden ser tan adictivos como el tabaco o las drogas, según un estudio del Instituto de Investigación Scripps, en Jupiter (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista Nature Neuroscience.

Aunque los descubrimientos no pueden transferirse de forma directa a la obesidad humana, el estudio muestra que el consumo excesivo de alimentos altos en calorías puede desencadenar en el cerebro respuestas similares a la adicción y que la comida basura puede convertir a las ratas en comedoras compulsivas en instalaciones de laboratorio.

Los adictos muestran una activación suavizada de los circuitos cerebrales responsables de la recompensa en respuesta a las experiencias que suelen ser positivas. Los científicos, dirigidos por Paul Kenny, midieron la sensibilidad de las ratas a las experiencias de recompensa. Cuando los investigadores ofrecieron de forma regular a las ratas una opción de alimentos altos en calorías como tocino, salchichas, pastel y chocolate, además de su dieta habitual -más sana pero menos apetecible, los animales comieron calorías en exceso y ganaron peso con rapidez. Su sensibilidad a las recompensas también cayó en picado, tal y como se había demostrado antes en el caso de las drogas adictivas. Esta caída en la respuesta a la recompensa continuó durante al menos dos semanas después de que no se les proporcionaran los alimentos altos en calorías. Así pues, un adicto real, sea rata o humano, consumirá también de forma compulsiva su droga incluso si es claramente dañina para su salud.

Para probar esto, los investigadores entrenaron a las ratas para esperar descargas eléctricas dolorosas en las patas cuando veían una señal de luz. Aunque las ratas normales dejaban de comer incluso la comida basura más deliciosa cuando la luz se encendía, las ratas obesas acostumbradas a la dieta hipercalórica continuaban comiendo. Los investigadores también descubrieron menores niveles de un receptor de dopamina específico en las ratas con sobrepeso, tal y como se producía en humanos adictos a las drogas. La disminución de forma artificial de los niveles de este receptor de la dopamina en otro grupo de ratas aceleró su pérdida de la sensibilidad ante la recompensa cuando se les proporcionó acceso a una dieta con alimentos altamente calóricos.

Fuente: http://www.jano.es

DIABETES GESTACIONAL

Diabetes gestacional

La diabetes es una enfermedad crónica incurable es decir  de larga duración y que requiere  tratamientos y cuidados médicos constantes, principalmente requiere monitorear el contenido  de glucosa en sangre. En México según la encuesta nacional de salud (ENSANUT) del 2012, los adultos (mayores de 20 años) tienen una prevalencia de 9.2%, la cual ha incrementado 2% desde el 2006. Más de 80 mil mexicanos fallecieron el año pasado a causa de la diabetes y se esperan cifras similares para este año (José Narro-La Jornada 10/abril/2013).

 La diabetes gestacional es la intolerancia a la glucosa durante el embarazo y puede ser temporal o inclusive puede ser factor de alto riesgo para desarrollar diabetes de manera permanente. Las recomendaciones para conocer el estado de salud incluyen evaluación, diagnóstico y tratamiento.

 En lugar de detectar síntomas se sugiere realizar una evaluación de los factores de riesgo para diabetes gestacional en la mujer embarazada, estos son: ser mayor de 25 años, menor de 25 años y tener sobrepeso, antecedentes familiares de diabetes, además se debe realizar una prueba en la semana 24 a 28 de gestación para verificar el nivel de glucosa.

Durante el embarazo la prueba adecuada para detectarla es la “prueba de tolerancia oral a la glucosa” que se realiza con la ingestión de 100 gramos de glucosa en la semana 24 a 28 de gestación. De igual manera las personas que tuvieron diabetes gestacional se deberían realizar otra prueba de “tolerancia oral a la glucosa” durante las semana 6 a 12 después del parto en donde se utilizará el criterio para el diagnóstico en personas normales. 

 Para realizar un diagnóstico durante el embarazo, en general se deben encontrar 2 de estos valores alterados en la prueba de tolerancia oral a la glucosa (Norma oficial mexicana): 

 

  • Glucosa en ayuno igual o mayor a 105mg/dl
  • Glucosa después de una hora igual o mayor a 190mg/dl
  • Glucosa después de 2 horas igual o mayor a 165mg/dl
  •  Glucosa después de 3 horas igual o mayor a 145mg/dl

Para prevenir el desarrollo de diabetes tipo II se recomienda que antes de un embarazo se mantenga un peso adecuado, de lo contrario se sugiere la pérdida de peso, realización de ejercicio (150 min/semana),  incrementar la ingesta de fibra, disminuir la ingesta de grasa especialmente la saturada o grasa de origen animal y de azúcares como jugos o refrescos. 

 

En el caso de diagnosticar diabetes gestacional se sugiere controlar la ganancia de peso de acuerdo al estado físico de cada persona, es básico llevar un plan de alimentación prescrito por un nutriólogo para controlar el metabolismo. El objetivo es mantenerse dentro de las cifras siguientes:

  • Glucosa en ayuno menor a 95 mg/dl
  • Glucosa después de 1 hora de comida menor o igual a 140 mg/dl
  • Glucosa después de 2 horas de comida menor o igual a 120 mg/dl

Algunos de los riesgos de la diabetes gestacional para el feto son los siguientes:

 

  • Bebes de mayor peso y tamaño al nacer por efecto de la producción de insulina y que al nacer puede tener riesgo de luxaciones de hombro, fracturas de clavícula etc.
  • Mayor riesgo de disminución de la glucosa en sangre varios días después del nacimiento: se podría reflejar en síntomas como coloración azul, temblores o incluso convulsiones.
  • Un mal control de la glucosa puede incrementar el riesgo de muerte intrauterina 
  •  Los bebes hijos de madres que padecieron diabetes gestacional tienen mayor riesgo en el futuro de tener diabetes.

 

·         Problemas respiratorios si además se asocia la diabetes gestacional con hipertensión arterial

Riesgos para la madre con diabetes gestacional: 

 

·         Mayor riesgo de preclampsia y eclampsia (presión elevada durante el embarazo)

·         Mayor costo a causa de tratamientos y monitoreos

·   El 25% de mujeres suele desarrollar diabetes después de haber padecido diabetes gestacional.

Ácidos grasos Omega 3:Una visión amplia de sus beneficios

pescado

La ingesta de ácidos grasos omega 3 tiene una fuerte relación con la salud

Las primeras observaciones del papel indispensable para la salud de los ácidos grasos omega 3 comienzan en 1929, cuando se descubrió la menor probabilidad de enfermar o morir por enfermedades cardiovasculares en poblaciones como los esquimales que tenían altos consumos de estos ácidos grasos (alrededor de 3 g por cada 1000 kcal) (Von Schacky, 1987). El contenido total de grasa y de ácidos grasos omega 3 es mayor en pescados de aguas frías  (salmón, arenque, sardina y macarela), por ejemplo, 100g de carne de salmón contiene 600 mg del ácido graso omega 3 eicosapentaenoico (EPA-por sus siglas en inglés) y 1200 mg de ácido graso omega 3 docosahexaenoico (DHA-por sus siglas en inglés), mientras que 5 gramos de aceite de salmón contiene 600mg de EPA y  900 mg de DHA.

La ingesta de ácidos grasos omega 3 tiene una fuerte relación con la salud cardiovascular, un estudio (meta-análisis) con 7951 personas quienes consumieron diariamente de 0.3 a 6g de EPA  y de 0.6 a 3.7g de DHA, concluyó con una reducción de la mortalidad total en 21%, en el infarto agudo del miocardio en un 30% y la muerte súbita diminuyó 40% (Bucher et al, 2002). Desde el año 1996 se ha documentado reducción en la mortalidad cardíaca asociado a la ingesta de ácidos grasos omega 3 que va de 42% a 67%, cabe destacar que 4 g de estos ácidos grasos durante cuatro meses, producen una reducción del 45% en los triglicéridos totales (Harris et al, 1997), es bien sabido que el aumento de los triglicéridos es un riesgo para padecer aterosclerosis o acumulación de grasas en arterias.

Sobre la prevención del cáncer se han realizado estudios de seguimiento desde 4 a 21 años y han demostrado que en los países donde se consume en promedio 0.5 y 1.5 g de omega 3 al día hay una reducción en el riesgo de cáncer de mama en 30% y una disminución significativa (60%) en el cáncer de próstata (Terry et al, 2003).

La inflamación es una respuesta inespecífica a las agresiones traumáticas, microbianas y químicas en donde se acumulan fluidos y anticuerpos, por ejemplo, la inflamación postquirúrgica. El consumo de omega 3 (DHA y EPA) promueve que estos ácidos grasos compiten a nivel celular con otro ácido graso , el araquidónico (que favorece la inflamación) por lo que se promueve un efecto antiinflamatorio en el organismo (Furst et al, 2000), por lo anterior diversos estudios apoyan el uso de ácidos grasos omega 3 en enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, la artritis reumatoide, psoriasis, el lupus eritematoso, esclerosis múltiple, migrañas, y pancreatitis aguda (Gil, 2002).

Los ácidos grasos omega 3 se encuentran además en el tejido nervioso, que es el segundo, después del tejido adiposo, en concentrar ácidos grasos omega 3, en donde uno de ellos, el DHA ocupa hasta el 50% del tejido cerebral (Maes et al, 1999), los ácidos grasos omega 3 se acumulan en el cerebro y en la retina desde la gestación y son un componente importante en las membranas de las neuronas y de la retina (Carlson, 2009). Se recomienda utilizar 300 mg de DHA en etapas como el embarazo y lactancia (Simopoulus et al, 1999). Se ha demostrado que quienes tienen bajas concentraciones de ácidos grasos omega 3 y bajos consumos de pescado, tienen relación con ciertas alteraciones psiquiátricas como la depresión (Maes et al, 1999). En adultos mayores los omega 3 pueden prevenir la aparición de enfermedades como demencia o alzheimer (Yazawa, 1996; Kyle et al, 1999).

La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de  EPA y DHA respectivamente de 300 mg y 500 mg al día en la población general que suman 800 mg de ácidos grasos omega 3 y se recomienda llegar a 1 gramo en el consumo de ácidos grasos omega 3 totales en personas con antecedentes de enfermedad coronaria (WHO. 2007).

L.N.H. Rodrigo Mancilla Morales.

Nutrición en el embarazo

El embarazo una etapa de cambios nutricionales

El embarazo es una etapa en donde las hormonas de la placenta provocan casi todos los cambios que se producen en la gestación, uno de ellos son los cambios nutricionales.

En el embarazo se reduce la actividad gastrointestinal, lo que favorece el reflujo, también se alenta la digestión favoreciendo la presencia de estreñimiento. Se produce mayor trabajo del corazón debido a que la cantidad total del volumen de sangre aumenta. El riñón tiene un aumento en su filtrado por lo que es común encontrar nutrimentos en orina que normalmente no se presentaban, como glucosa, aminoácidos y folatos, hay un aumento de la presión intraabdominal debido al crecimiento del útero, también aumenta la hormona progesterona entre sus acciones promueve que aumente la ventilación, esto se conoce como “hiperventilación del embarazo”.

En el segundo trimestre hay un aumento del apetito, pero que no significa que se debe “comer por dos”, es difícil describir que cantidad de alimento deben ingerir en esta etapa, ya que hay variaciones entre las mujeres. Principalmente la ingesta recomendable va en función del peso que cada mujer necesite subir en todo el embarazo y esto se sabe cuando se conoce su estado de nutrición previo (Fernández et al. 2000). Las madres que inician con un bajo peso el embarazo tendrían que aumentar más peso que las que inician con un sobrepeso u obesidad. En promedio la ganancia de peso para una mujer que inicia con un bajo peso debe ser alrededor de 12.5 a 18 kilos, para una mujer con un peso saludable la ganancia de peso debe ser entre 11.5 y 16 kilos, para una mujer con sobrepeso 7 a 11.5kg y por último para una mujer que se embaraza teniendo obesidad se recomienda aumentar entre 5 y 9 kilos en todo el embarazo (Institute of Medicine. 2009). Les recomiendo consultar a su nutriólogo para que puedan obtener un plan de alimentación de acuerdo a las necesidades de cada una.

Los nutrimentos clave en esta etapa fisiológica son el hierro y el ácido fólico. Los aportes complementarios pueden reducir la mortalidad infantil, por lo que les recomiendo tomar su suplemento como se les indica.

Hay otros nutrimentos que también, son importantes en el embarazo:

El calcio, reduce significativamente el riesgo de preeclampsia y mortalidad o mortalidad grave materna, recuerda consumir alimentos como leche, quesos, yogurth y además tortillas que también aportan calcio. El aporte complementario de zinc y de ácidos grasos omega 3, pueden reducir el riesgo de parto prematuro (Ramakrishnan. 2012)

Los ácidos grasos omega 3 son ácidos grasos esenciales que se acumulan en el cerebro y la retina durante la gestación ya que son un componente importante en las membranas de las células de estos órganos (Carlson, 2009), estos ácidos grasos no se pueden sintetiza en el cuerpo por lo que las madres tienen que ingerirlo para poder incorporarlo a su metabolismo y al del feto, pueden utilizar una cápsula de Salmón Plus de Pronat en cada comida, aportará alrededor de 1 gramo al día de ácidos grasos omega 3. En caso de ser alérgico al pescado o productos del mar pueden elegir el DHA (ácido docosahexaenoico), que es un componente fundamental del tipo omega 3 que participa en la formación de sistema nervioso central, se extrae de un alga marina por lo que las personas alérgicas pueden consumirlo en lugar de Salmón Plus para evitar la deficiencia de este ácidos graso, se recomiendan 300 mg diarios durante el embarazo y lactancia (Simopoulus et al, 1999).

Es importante mencionar que la vitamina B12 es fundamental en el embarazo y lactancia principalmente en las embarazadas que son vegetarianas “vegan” o inclusive “ovo-lacto” (que permiten incluir lácteos y huevo), por lo que se recomienda la suplementación de esta vitamina, en Natural B Complex de Pronat pueden encontrar el suplemento ideal para cubrir esta y otras vitaminas del complejo B.

Las mujeres con embarazos múltiples o las que abusan del tabaco, alcohol o drogas deberían tomar un suplemento de vitaminas y minerales (Luke, 2005).

La L-Carnitina es un transportador de grasas dentro del metabolismo, se ha observado un bajo nivel de L-Carnitina en sangre en el embarazo conforme aumenta el periodo de gestación (Hahn et al, 1977), la suplementación con 500mg de L-Carnitina diariamente (a partir de la 13va semana) puede evitar esta disminución (Keller et al. 2009).

Espero sea de utilidad la información, dejen sus comentarios. Saludos

Por: L.N.H Rodrigo Mancilla Morales