Suplemento para Adelgazar: L-Carnitina

fitness

L- carnitina es un nutrimento que se encuentra disponible en diversos suplementos para perder peso. Pero también es fabricado naturalmente en el cuerpo, la L- carnitina es esencial para el transporte de grasa en las células para producir energía.

Mientras que muchos fabricantes de suplementos afirman que la L- carnitina puede acelerar el metabolismo, hay poca evidencia científica para la capacidad de la L- carnitina para promover la pérdida de peso.

Beneficios que se le atribuyen:

  • Aumento de la capacidad de quemar grasa
  • Sirve como supresor del apetito.
  • Aumenta los niveles de energía
  • Mejora la eficacia antioxidante.
  • Ayuda a liberar la energía almacenada en forma de grasa para construir nuevo tejido muscular

Según algunos expertos, sugieren, que tomar un suplemento de L-Carnitina puede ser útil para perder peso de varias formas. Ya que mejora la capacidad del cuerpo para utilizar la grasa almacenada como fuente de energía, dando como resultado un metabolismo más acelerado.

Además, aseguran que la L-carnitina puede inhibir en cierto grado la acumulación de grasas en nuestro cuerpo.

Controversia

Existen algunos estudios, que sostienen que la L-Carnitina es un aliado en la pérdida de peso, sin embargo, también hay estudios que demuestran que no es tan eficaz como se piensa.

Hasta la fecha, pocos estudios clínicos han probado la eficacia de la l – carnitina para adelgazar. Un estudio realizado en el año 2000, se observó un grupo de mujeres  con sobrepeso con  suplementación de l-carnitina, y otro grupo de control que utilizó un placebo. Al final del estudio, no se encontró diferencia entre  las mujeres que utilizó el placebo y la suplementación de L-carnitina.

¿Cuánto se puede utilizar?

Cada persona tiene es diferente, por lo tanto, las recomendaciones de dosificación pueden variar. Se recomiendo a entre  50 a 500 mg a diario para la mayoría de las personas. La l-Carnitina se acumula con el tiempo, por lo que es recomendable saltarse un día o dos a la semana. Al igual que con todos los suplementos naturales, se debe empezar poco a poco con una dosis más baja e ir aumentando siempre en el rango de las dosis recomendadas hasta que encuentres la dosis apropiada para ti.

¡No es Milagrosa!

Algunas personas reportan que el uso de éstos suplementos les ayuda a perder peso más rápido, sin embargo, también hay casos en los que su uso no ofrece cambios significativos.

Es importante recordar que se trata de un suplemento, y no se debe consumir, si no estamos realizando actividad física, ya que es por medio de esta que la l-carnitina se activa.

Por otra parte, incluir una dieta hipocalórica, para perder peso, es ideal, así maximizamos nuestros esfuerzos y es más probable que tengamos éxito.

Anuncios

ENTRENAMIENTO CON PESAS Y QUEMA DE GRASA CORPORAL:

Ejercicios con pesas

Ejercicios con pesas

Todavía existe la idea (aunque infundada) de que las personas que presentan sobrepeso u obesidad no deben hacer ejercicio con pesas. Esta idea errónea ha permanecido hasta nuestros días. Hace más de 10 años que se publicó, por científicos del ejercicio, que el hacer entrenamiento con pesas (ECP) retiene el tejido muscular y disminuye el porcentaje de grasa corporal. Estos efectos favorables suceden tanto en hombres como en mujeres e incluye a las personas de la tercera edad.

Un programa de ECP de volumen grande quema más calorías que uno de bajo volumen. Además, el ECP consume más calorías durante los períodos de recuperación, lo cual facilita la pérdida de grasa. Un efecto importante del ECP es la retención del músculo, el cual, a su vez, aumenta la tasa metabólica de reposo y en consecuencia, aumenta la quema de calorías. Esto sucede debido a que el tejido muscular es metabólicamente muy activo, a diferencia del tejido adiposo que es metabólicamente menos activo. Es decir, a mayor cantidad de músculo, mayor quema de calorías en reposo y a lo largo de todo el día.

El que el ECP ayude a la pérdida de grasa corporal nos indica que debe añadirse a un programa de ejercicio cardiovascular, el cual debe ser diseñado a las necesidades y capacidades de la persona. Si a esto le añadimos una vigilancia adecuada de los alimentos que se consumen y, según el caso, a los suplementos nutricionales que están diseñados para bajar de peso, estaremos en el camino hacia una pérdida de peso que será de grasa y no de músculo, que es lo que ocasionan las dietas para reducción rápida de peso, y que además es indeseable la perdida de músculo.

Aplicaciones

Un programa de ejercicio físico destinado a disminuir la grasa corporal debe incluir ejercicio aeróbico y con pesas. Además, deben vigilarse los demás factores, como son la ingestión de alimentos y suplementación, en su caso. Si se juntan estos factores se estará dirigiendo a una pérdida de peso en forma de grasa.

ortesía de: Felipe de Jesús García López. Lic. en Nutrición. Maestría en Ciencias del Deporte. Certified Personal Trainer. e-mail:  fgarciafitness@lycos.com

Referencias

*Schmitz KH. et al Strength training for obesity prevention in midlife women. Int J Obes Relat Metab Disord. Mar; 27(3):326-33. 2003.
*Nichols JF. et al Efficacy of heavy-resistance training for active women over sixty: muscular strength, body composition, and program adherence. J Am Geriatr Soc. Mar; 41(3):205-10. 1993.
*Hunter GR. et al. Resistance training increases total energy expenditure and free-living physical activity in older adults. J Appl Physiol. 89(3):977-984. 2000.
*Brown LE; JP Weir. 2004. Resistance Training Adaptation. In: NSCA’s Essentials of Personal Training. RW. Earle and TR. Beachle. Editors. Champaign, IL. Human Kinetics, pp 81-99

¿SUDAR HACE PERDER PESO?

La sudoración ayuda a liberar ciertas toxinas que se acumulan en el cuerpo

La sudoración ayuda a liberar ciertas toxinas que se acumulan en el cuerpo

Alguna vez te has preguntado ¿para qué sudamos?, Si no, la respuesta es la siguiente, la sudoración es uno de los mecanismos del cuerpo a través de lo cuales regulamos o mantenemos nuestra temperatura corporal.

A lo largo de nuestro andar en el medio del bienestar integral y después de haber pasado mucho tiempo por gimnasios, centros de entrenamiento deportivo e incluso en la misma colonia por donde vivimos siempre hemos visto gente haciendo ejercicio preocupados por su salud o su apariencia física, pero hay algunas personas en particular de las que hablaremos hoy. Son aquellas que vemos forradas desde los pies hasta la cabeza con pantalones largos, chamarras, fajas térmicas e incluso trajes de plástico y por si esto no fuera suficiente trotando o caminando a horas extremas de calor creyendo que con esto van a perder peso y finalmente obtener la figura que siempre han soñado. En este punto es necesario hacer una pausa y preguntarnos ¿Sudar realmente nos hace perder peso?

Alguna vez te has preguntado ¿para qué sudamos?, Si no, la respuesta es la siguiente, la sudoración es uno de los mecanismos del cuerpo a través de lo cuales regulamos o mantenemos nuestra temperatura corporal, ya que cuando éste se evapora de nuestra piel reduce el exceso de calor. Hay que mencionar que en la composición del sudor encontramos básicamente agua en un 95% y una serie de elementos como electrolitos (sodio, potasio, cloro) que dentro de nuestro cuerpo se encargan de mantener un equilibrio hídrico en los diferentes compartimentos del organismo. Además, en el sudor también encontramos una sustancia llamada ácido urocánico, que es un filtro natural que ayuda a protegernos de los efectos negativos de la radiación solar.

Volviendo al principio, en el medio de la actividad deportiva muchas veces escuchamos a la gente decir que visten dichos chalecos y en general la ropa antes mencionada para sudar más y así quemar más grasa del cuerpo que los lleve a perder peso.

Esta afirmación no es más que un mito y una falsa creencia ya que cuando sudamos perdemos únicamente agua que puede ir de 1 litro en una persona normal a 3-5 litros en atletas de alto rendimiento. En efecto se perderá peso pero esta pérdida solamente corresponde a la cantidad de agua y sales minerales del cuerpo y de ninguna manera será el resultado de la combustión de la grasa.

En este sentido, la única forma de “oxidar” o “quemar” grasa, como comúnmente se le llama, es utilizarla como combustible energético y para eso es necesario aumentar la actividad física o dicho de otro modo realizar ejercicio aeróbico llevando un control de la hidratación, pues de lo contrario la pérdida excesiva de líquido por medio de la sudoración acabará por disminuir la capacidad de hacer ejercicio y disminuirá entonces la pérdida de grasa. No olvides que la pérdida de peso a causa de la sudoración es fácilmente recuperable apenas y vuelvas a ingerir líquidos (principalmente agua).

Seguramente algunos estarán pensando en estos momentos, “Entonces si sudo y no tomo agua quiere decir que mantendré la pérdida de peso”. Hasta cierto punto si, pero a causa de una deshidratación no recomendable para la salud y al fin y al cabo la grasa permanecerá en su lugar. En conclusión, la sudoración ayuda a liberar ciertas toxinas que se acumulan en el cuerpo por medio de la comida o algún medicamento, ayuda a regular la temperatura corporal, pero es un hecho que no se pierde grasa, sí se pierde peso momentáneamente pero éste se repondrá apenas se consuma líquidos de nuevo. Por lo tanto si eres uno de esos deportistas que utilizan trajes térmicos o sudaderas a horas desmedidas de calor, como consejo, evítalos ya que lo único que estás haciendo es fatigarte y correr el riesgo de una descompensación por pérdida de líquidos, si en verdad deseas eliminar el exceso de grasa corporal te recomiendo el consumo de los productos termogénicos como el Body Xtreme y no olvides asesorarte con un profesionista de la Nutrición.

Fuente: Revista True Smart Fitness

F.P.T. Javier Guijón Baeza

Año uno No. 05

Ejercicio con ligas, ideal para tonificar y definir los músculos

Las ligas nos permiten ejercitar partes de nuestro cuerpo que no podemos de forma normal.

Las ligas nos permiten ejercitar partes de nuestro cuerpo que no podemos de forma normal.

El ajetreo de la vida cotidiana y los horarios de trabajo ya no son excusas para no ejercitarse. Así lo aseguran expertos en entrenamiento físico, quienes recomiendan realizar rutinas caseras de ejercicio con bandas o ligas, las cuales ofrecen resultados similares a los de una rutina realizada en el gimnasio.

Sin embargo, antes de someterse a una rutina de este tipo se debe tener claro el objetivo que se desea alcanzar.

Según Erick Salas, del gimnasio “Be Active”, el único fin de los ejercicios con ligas es tonificar y definir los músculos, de tal forma que si una persona desea aumentar la masa muscular lo ideal es que se ejercite con pesas y si lo que busca es bajar de peso será necesario que lo combine con una rutina de ejercicios cardiovascular o aeróbicos.

¿En qué consiste el entrenamiento con ligas?

“Básicamente es trabajar cualquier músculo a base de resistencias, pues las bandas o ligas son fabricadas de un material elástico que al tensarlo genera una resistencia que ayuda a trabajar directamente determinado músculo”, explicó Salas.

Las rutinas permiten trabajar desde los bíceps, tríceps, bíceps femoral, glúteos, caderas, pantorrillas, laterales, cuádriceps femoral, la zona abdominal, entre otros, indicó Salas.

Su efectividad radica en el tipo de liga que se utilice, las cuales pueden ser cortas, medianas o largas y se utilizan dependiendo de la rutina que recomiende el instructor y de la condición física de la persona, indicó Alicia Arévalo, del gimnasio “No más peso”.

Pero los tamaños no son el único aspecto que va a determinar el tipo de liga que se deba utilizar. El “coach” Erick Salas explicó que contrario a lo que la gente piensa la resistencia de las ligas no es estándar sino que existen diferentes niveles.

“En las tiendas de implementos deportivos pueden encontrarse desde las más básicas, ideales para principiantes que van de 10 a 15 kilogramos, hasta ligas de 45 kilogramos o más, recomendadas para personas que están acostumbradas a un régimen de ejercicio”.

Establezca una rutina

“Todo entrenamiento físico debe estar supervisado por un experto, quien parte de la condición física de la persona para establecerle una rutina, de no ser así es indispensable que la persona se informe adecuadamente para evitar lesiones y optimizar los ejercicios”, aconsejó Arévalo.

En términos generales, la recomendación de los instructores físicos es realizar rutinas de 30 minutos, seccionadas en cuatro series de 20 a 25 repeticiones, con pausas de un minuto entre cada serie.

“A medida que se mejore la condición física se debe aumentar la cantidad de repeticiones”, señaló Salas.

Sin embargo para ver resultados más rápido, la instructora Arévalo recomendó combinar diferentes rutinas de ligas e incluso complementar la con otra actividad física para no caer en el “estado de meseta”, es decir, cuando la persona estanca su metabolismo por no variar las rutinas.

Otros de los beneficios de ejercitarse con ligas es que ayudan a las articulaciones por no generar impacto y aliviar problemas de osteoporosis y artritis.

Finalmente los instructores señalaron la importancia de realizar un calentamiento previo de 15 minutos que incluya lubricación de articulaciones a base de rotaciones y estiramiento.

Hasmed Sermeño tendencias@eldiariodehoy.com