4 Beneficios (inesperados) del aguacate en tu salud

crema-casera-de-aguacate-para-el-rostro-2.jpg

Hay alrededor de 18 tipos de aguacate y México es el principal productor del mundo, luego de superar las poco más de un millón de toneladas al año. Por eso también es el país que más lo distribuye en todo el planeta. Impresionante, ¿no?

Si llevas una alimentación balanceada, el aguacate será una de tus armas para mantenerte sana. 

HUESOS FUERTES

Gracias a la alta cantidad de vitamina K con la que dispone este fruto, tus huesos estarán mejor que nunca, pues la osteocalcina (una proteína del metabolismo óseo) requiere de esta vitamina para su fortalecimiento.

Si además cuidas el consumo de alcohol, no fumas y haces ejercicio, vas por un excelente camino.

aguacates-rellenos.jpg

AYUDA A TU CORAZÓN

El aguacate tiene más potasio que cualquier plátano, y este elemento ayuda a reducir los riesgos de padecer un ataque cardiaco.

El Omega 3 y otras grasas buenas que contiene bajan el colesterol malo. Si además haces deporte y mantienes un peso saludable, ¡triunfarás!

MENOS RIESGO DE DIABETES

Un estudio llevado a cabo por los investigadores del Imperial College de Londres, reveló que las dietas altas en fibra, como la del aguacate, contribuyen a disminuir en 18% las probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

OPERACIÓN BIKINI

Seguro has escuchado que este manjar engorda; sin embargo, no todo es lo que parece. El ácido oleico que contiene ayuda a reducir la sensación de hambre y acelera el metabolismo.

No se trata de comerlo todo el día, pero consumir medio durante la comida te hará sentir satisfecha, y calmará el deseo de picar alimentos a cada rato. 

 1606_SecretosDeBellezaYAlgoMas_T2_Cap39_Belleza_MascarillaPelo_7.jpg

 

 BEAUTY TRICK

No sólo puedes comerlo, sino también ¡usarlo para darle un rehab a tu pelo! Con él evitarás el frizz y lograrás una melena sedosa. Prepara la siguiente mascarilla:

INGREDIENTES

 Aguacate

 Miel natural de abeja

 Aceite de oliva

APLICACIÓN

Tritúralo con un tenedor. Mézclalo con la miel y el aceite. Humedece tu pelo y coloca en las puntas o en toda la cabeza (según el nivel de resequedad). Envuelve con una toalla húmeda y deja actuar por 30 minutos. Lava con shampoo y ¡listo!

 

 

Propiedades del Omega 3

omega-3-86073772-resized-569fee1a3df78cafda9f1f91

El Omega 3 es una sustancia lipídica que pertenece al grupo de los ácidos grasos (AG) poliinsaturados de cadena larga. Estas son moléculas formadas por un grupo carboxilo y una cadena de carbonos de longitud variable.

Los tipos más importantes de Omega 3 son el ácido eicosapentaenoico (AEP) y el ácido docosahexanoico (ADH). Por su parte, el ácido alfa-linolénico (AAL) es un tipo de Omega 3 presente en los vegetales.

El producto natural Omega 3 , ofrece la dosis justa de Omega 3, efectiva para beneficiar al organismo, regular los niveles de colesterol y proteger la salud del corazón.

giphy.gif

¿Dónde se Encuentra el Omega 3?

El Omega 3 se encuentra en los peces de agua fría o profunda y en los mariscos, por ejemplo:

  • Atún
  • Caballa
  • Sardinas
  • Salmón
  • Trucha
  • Mejillones
  • Ostras
  • Berberechos

También se encuentra en alimentos vegetales como:

  • verdolaga (toda la planta)
  • Lechuga (hojas)
  • Soja (semillas)
  • Espinaca (planta)
  • Fresas (fruto)
  • Pepino (fruto)
  • Coles de Bruselas (hojas)
  • Coles (hojas)
  • Piña (fruto)
  • Almendras
  • Nueces

Existen suplementos naturales que contienen Omega 3 extraído del aceite de pescado.

Beneficios del Omega 3

Algunos de los beneficios del Omega 3 son:

  • Disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol
  • Previene la formación de coágulos en las arterias al impedir la agregación plaquetaria
  • Disminuye la presión arterial en personas con hipertensión leve
  • Fluidifica la sangre y protege al cuerpo de ataques cardíacos, apoplejías, derrames cerebrales, anginas de pecho, enfermedad de Raynaud, etc.
  • Incrementa las transmisiones eléctricas del corazón por lo que regulariza el ritmo cardíaco y previene enfermedades cardiovasculares
  • Protege contra el cáncer, especialmente el cáncer de colon, de próstata y de mamas
  • Posee función antiinflamatoria y alivia el dolor de enfermedades como la artritis reumatoide y la enfermedad de Crohn
  • Promueve la formación de membranas celulares
  • Promueve la producción de hormonas
  • Promueve el correcto funcionamiento del sistema inmunológico
  • Promueve la correcta formación de la retina
  • Mejora el funcionamiento de las neuronas y las transmisiones químicas

 

Omega 3: Beneficios para la mujer

Woman Holding And Showing Omega 3 Capsule

¿Sabías que son un buen aliado para proteger nuestro corazón?

Los Omega 3 no pueden faltar en nuestra dieta, especialmente a partir de una etapa como la menopausia, ya que además ayudar a nuestro corazón a mantenerse activo y en buena forma, también pueden ser un buen aliado de una dieta sana que nos proteja de otros problemas de salud como la artrosis o la osteoporosis.

¿Dónde podemos encontrar los ácidos grasos Omega 3? ¿Qué beneficios reportan a nuestro organismo? Te damos algunas claves y motivos para que no falten en una dieta sana, variada y equilibrada.

omega-3-1

Los omega 3 forman parte de la familia de los ácidos grasos esenciales, en concreto, de los poliinsaturados. Estos ácidos grasos deben formar parte de nuestra dieta a través de los alimentos o con suplementos alimenticios. El pescado azul es una de las principales fuentes de las que obtener los omega 3, junto a los aceites de origen vegetal. En concreto, mientras que los aceites vegetales son ricos en ácido alfalinolénico, el pescado azul contiene EPA (ácido eicosapentaenoico) y el denominado DHA (ácido docosahexaenoico), también denominados omega 3 de cadena larga.
Los ácidos grasos omega 3 son beneficiosos para nuestra salud y, en concreto, se le atribuyen propiedades protectoras de nuestro sistema cardiovascular y sistema nervioso.

Los omega 3 cumplen un papel mucho más importante y extenso del que pensamos. Así, intervienen en los procesos de reducción de inflamaciones sistémicas (factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas), en la regulación del metabolismo de los lípidos (actúa sobre los triglicéridos y el colesterol malo, LDL), en la hidratación de la piel y hasta en la frecuencia cardiaca (impulso nervioso en el corazón).

giphy-1

Pero, ¿Qué beneficios específicos reportan a la mujer? Ayudan a reducir y a prevenir los problemas cardiovasculares, especialmente a partir de la etapa de la menopausia.

 Una etapa a partir de la cual se produce la disminución de progesterona y estrógenos, provocando una mayor vulnerabilidad a padecer determinados problemas de salud, entre ellos patologías cardiovasculares. Y no es el único problema de salud que podemos prevenir con una dieta sana, equilibrada y en la que se incluyen las cantidades adecuadas de ácidos grasos, como la artrosis o la osteoporosis, patologías a las que la mujer también es más vulnerable, por la pérdida de masa ósea, a partir de una determinada edad.
omega3-istock_000005459494medium_1
Cuidar nuestra alimentación y promover hábitos saludables es una de las premisas básicas para proteger nuestra salud y mantenerla alejada de los problemas. Una dieta que para ser sana y equilibrada debe incluir alimentos de todos los grupos. Una dieta que debe incluir los nutrientes básicos, desde vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono a los ácidos grasos esenciales.

Los 8 beneficios que te aporta un diente de ajo

Ajo

El consumo habitual de ajo puede ayudarnos a hacer mejor la digestión y a absorber mejor los nutrientes de los alimentos. También optimiza las funciones del páncreas y el hígado.

Podríamos decir casi sin equivocarnos que el ajo es uno de los remedios medicinales más utilizados. Conocido desde la antigüedad y presente en casi todas las culturas, se alza como algo más que un condimento en la cocina de todo el mundo.

Los compuestos sulfúricos y sus múltiples fitonutrientes le dieron fama desde épocas muy remotas como “tratamiento espantaenfermedades”. De ahí, por ejemplo, la creencia de que ahuyentaba no solo a vampiros, sino también cualquier epidemia o dolencia.

Ahora bien, ¿qué tipo de beneficios puede aportarnos el consumir un ajo diario en el día a día? Muchísimos. Te invitamos a descubrir las bondades de esta medicina natural a nuestro alcance.

1. El ajo mejora la circulación de la sangre

El ajo es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos múltiples problemas:
Los niveles altos de homocisteína provocan que la sangre esté “más espesa” y que se produzcan coágulos.
Hay mayor riesgo de sufrir un trombo.
Cuanto mayor es el nivel de homocisteína, más probabilidades existen de sufrir enfermedades de las arterias coronarias.

Consumir un ajo en ayunas nos puede ayudar a combatir estos problemas.

2. El ajo, un buen antibiótico natural

¿Sabías que durante la Segunda Guerra Mundial, y debido a la escasez de medicinas, se utilizaban mucho los ajos?

Así es. Su poder antibiótico resultaba muy útil en estos casos y, a día de hoy, tomar de forma regular un diente de ajo nos ayudará en muchos aspectos:

  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Nos ayuda a curar infecciones leves.
  • Favorece la cicatrización de las heridas.
  • Es adecuado para gripes y resfriados.

3. El ajo es bueno para el hígado

El ajo es, ante todo, un buen desintoxicante del organismo. Nos ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a liberar del cuerpo esos metales pesados como el mercurio o restos de medicamentos que el hígado no puede procesar.

El ajo es rico en vitaminas A, B y C, muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas.
Otra de sus virtudes es la de desinflamar, de ahí que sea muy saludable consumir un ajo diario en caso de que suframos hígado graso.
Si te levantas cada mañana con los ojos inflamados, la cara hinchada y con mal sabor de boca, es posible que tu hígado esté sobrecargado. En estos casos el ajo te puede ser de gran ayuda.

4. Es un buen descongestionante

¿Tienes problemas pulmonares? Si eres de esas personas que cada vez que coge un resfriado acabas con los bronquios llenos de flema y mucosidad, este remedio te será muy saludable.
El ajo es descongestionante y un buen antibiótico natural para tratar problemas pulmonares.
Si sufres de sinusitis o estás pasando una época con mucha tos, puedes hacer vahos o prepararte algún jarabe a base de ajo.

5. El ajo cuida de nuestra piel

Este dato seguro que te interesa: comer cada día en ayunas un diente de ajo nos permite tener una piel bella, tersa y más joven.
El ajo es rico en antioxidantes que nos permiten proteger y regenerar la piel.
Estimula la renovación celular y combaten el acné.
Para beneficiarte de estas propiedades solo tienes que tomar un diente de ajo en ayunas seguido de un vaso de agua.

6. Reduce los niveles de colesterol

El ajo contiene alicina, una sustancia muy terapéutica para cuidar de nuestro sistema cardiovascular. Tanto es así que consumir cada día un diente ajo natural puede reducir el colesterol malo en un 9%.

Para llegar a esta conclusión se realizaron diversos estudios. Uno de ellos en el Instituto de Toxicología de la Universidad de Shandong (China), donde se concluyó que los beneficios cardiovasculares eran evidentes.

De hecho, desde la Fundación Española del Corazón (FEC) se recomienda incluir ajo en la dieta no solo para reducir el colesterol malo, sino como remedio depurativo, antiséptico y antibacteriano.

7. ¿Padeces anemia? No olvides consumir un ajo al día

Somos muchas las mujeres que a lo largo de nuestra vida padecemos en alguna ocasión déficit de hierro. ¿Por qué sería adecuado entonces introducir el ajo en nuestra dieta?
Eleva las defensas y nos protege de muchas enfermedades.
El ajo cuida de la salud de nuestra sangre y le aporta múltiples vitaminas y minerales.
El ajo estimula los jugos gástricos y hace que podamos digerir mejor el hierro.

8. Cuida de nuestros aparato digestivo

No se trata en absoluto de comernos un cabeza entera de ajos cada día. La clave está en el equilibrio y en conocer nuestro cuerpo.

Hay quien solo con comer un par de ellos se siente mal pero, en realidad, si nos acostumbramos a tomar el ajo como un medicamento cada mañana, en pocos días notaremos sus beneficios.

Las digestiones se realizan mucho mejor.
El ajo estimula los ácidos gástricos y los alimentos se digieren y absorben de forma adecuada.

El hígado y el páncreas optimizan sus funciones.
¿Cuando no será adecuado consumir ajo de forma regular?
El ajo es un anticoagulante natural. Así pues, si tomas ya algún medicamento con este fin o tienes problemas de sangrados es mejor evitar su consumo diario.
Si padeces hipertiroidismo evita consumir ajo cada día debido a su alto contenido en yodo.
Si tomas algún tipo de medicación para el corazón y, además, tomas las cápsulas de ajo que venden en las farmacias, evita tomar ajo cada mañana.

Mantén el equilibrio, no te excedas en su consumo y, ante cualquier duda, consulta con tu médico.

Ajo vs colesterol malo

ajo

ajo

El ajo es una hierba culinaria que se utiliza ampliamente para el tratamiento y la prevención de enfermedades cardiovasculares y del cáncer. Hay numerosos estudios que han examinado los efectos del ajo sobre el colesterol malo.

 Múltiples estudios anteriores en humanos han reportado que el ajo, puede reducir ligeramente el colesterol total y las lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol malo) en corto tiempo (de 4 a 12 semanas).

Los beneficios de ajo fueron más notables cuando se emplea como un tratamiento a largo plazo, es decir, en personas que comenzaron tratamientos con mayores niveles de colesterol total.

El ajo  contiene alicina y ajo ene, dos substancias terapéuticas muy poderosas para el sistema cardiovascular. “Un diente fresco de ajo diariamente, o mil miligramos de tabletas altas en alicina, reducen el colesterol entre 9 y 12% promedio”.

 Además, la ingesta habitual de este alimento  ayuda a que tus arterias se sanen en un período de cuatro años: “Las arterias de los pacientes que comen ajo han reducido en 3% el estrechamiento, mientras que en aquellas personas que no consumían ajo, se registra un aumento de 16% en el estrechamiento de sus arterias que están bloqueadas en algún punto”.

Con esta afirmación se comprueba que el ajo ayuda a bajar el colesterol malo: “consumir ajo en las comidas, hace que la manteca pura no aumente el colesterol. Parece que el ajo puede bajarlo aun cuando uno consuma un alimento alto en LDL”.

Diversos investigaciones concluyen que el ajo podría reducir el colesterol total y los triglicéridos, y que puede ser considerado para las personas con riesgo de enfermedad cardíaca.

Sin embargo, todavía son desconocidos sus efectos a largo plazo sobre los lípidos o sobre la morbilidad y mortalidad cardiovascular, además el ajo fortalece tu sistema inmunológico y te ayuda a bajar de peso.

Las 10 razones para consumir Omega-3

shutterstock-fishoil

Los ácidos grasos Omega-3 pertenecen al grupo de las grasas o lípidos saludables, que se encuentran en algunos vegetales y pescados. Debido a sus características físicas y químicas, estos ácidos grasos actúan en nuestro organismo, cumpliendo funciones esenciales que permiten el normal funcionamiento en diferentes procesos fisiológicos.

“En los últimos años, asistimos a una creciente popularidad de los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 sobre la salud. En este contexto, se promociona la existencia de leches, huevos, yogures, pan y de productos que la industria de los alimentos enriquece con ellos;  mientras que diferentes laboratorios farmacéuticos los comercializan de distintas formas farmacéuticas como suplementos en cápsulas”, 

“Los Omega-3 se comportan como un verdadero “medicamento natural” que participa en la prevención o en el tratamiento de diferentes enfermedades. Luego de varias décadas estudiando sus efectos asombrosos se encontró que, una vez que son incorporados a la dieta,  se depositan en las membranas de la mayoría de las células del organismo, en mayor cantidad en la retina y en el cerebro”,

Enumeró los efectos beneficiosos que poseen en las siguientes situaciones clínicas:

Pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares,  prevenir las arritmias, reducir el riesgo de trombosis, disminuir los niveles de triglicéridos, inhibir el crecimiento de placas arterioscleróticas, mejorar la función endotelial  vascular, reducir la presión arterial y la inflamación en general. Además, pueden disminuir la muerte súbita por paro cardíaco.

2) Diabetes Mellitus asociada con enfermedades cardíacas

Reducen la incidencia y mortalidad de enfermedades cardiovasculares en pacientes con diabetes, al disminuir los triglicéridos, agregación plaquetaria y efectos antiarrítmicos

3) Artritis reumatoide

Disminuyen el número de articulaciones con dolor, presentes en esta patología.

4) Colitis ulcerosa

Produce una reducción  en el uso de corticoides, con disminución de mediadores de la inflamación y una mejoría general.

5) Dolores de la menstruación (dismenorrea)

Estos ácidos grasos mejoran los períodos dolorosos y disminuir la necesidad de tener que usar medicamentos para el dolor tales como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

6) Psoriasis:

Los ácidos grasos Omega-3 reducen los eritemas de las lesiones cutáneas.

7) Dermatitis atópica

Se ha demostrado que estos ácidos grasos benefician las lesiones cutáneas.

8) Depresión

Producen efectos antidepresivos, y además combinados con algunos antidepresivos, aumentan los efectos de estos medicamentos.

9) Esquizofrenia: mejoran diversas síntomas de la esquizofrenia, pueden acelerar la respuesta al tratamiento y mejorar la      tolerancia de las medicamentos antipsicóticos.

10) Osteoporosis

Los Omega-3, solos o en combinación con calcio, retardan la pérdida de masa ósea y aumentan la densidad en el hueso del muslo (fémur) y la columna vertebral en las personas de edad avanzada con osteoporosis.

DIABETES GESTACIONAL

Diabetes gestacional

La diabetes es una enfermedad crónica incurable es decir  de larga duración y que requiere  tratamientos y cuidados médicos constantes, principalmente requiere monitorear el contenido  de glucosa en sangre. En México según la encuesta nacional de salud (ENSANUT) del 2012, los adultos (mayores de 20 años) tienen una prevalencia de 9.2%, la cual ha incrementado 2% desde el 2006. Más de 80 mil mexicanos fallecieron el año pasado a causa de la diabetes y se esperan cifras similares para este año (José Narro-La Jornada 10/abril/2013).

 La diabetes gestacional es la intolerancia a la glucosa durante el embarazo y puede ser temporal o inclusive puede ser factor de alto riesgo para desarrollar diabetes de manera permanente. Las recomendaciones para conocer el estado de salud incluyen evaluación, diagnóstico y tratamiento.

 En lugar de detectar síntomas se sugiere realizar una evaluación de los factores de riesgo para diabetes gestacional en la mujer embarazada, estos son: ser mayor de 25 años, menor de 25 años y tener sobrepeso, antecedentes familiares de diabetes, además se debe realizar una prueba en la semana 24 a 28 de gestación para verificar el nivel de glucosa.

Durante el embarazo la prueba adecuada para detectarla es la “prueba de tolerancia oral a la glucosa” que se realiza con la ingestión de 100 gramos de glucosa en la semana 24 a 28 de gestación. De igual manera las personas que tuvieron diabetes gestacional se deberían realizar otra prueba de “tolerancia oral a la glucosa” durante las semana 6 a 12 después del parto en donde se utilizará el criterio para el diagnóstico en personas normales. 

 Para realizar un diagnóstico durante el embarazo, en general se deben encontrar 2 de estos valores alterados en la prueba de tolerancia oral a la glucosa (Norma oficial mexicana): 

 

  • Glucosa en ayuno igual o mayor a 105mg/dl
  • Glucosa después de una hora igual o mayor a 190mg/dl
  • Glucosa después de 2 horas igual o mayor a 165mg/dl
  •  Glucosa después de 3 horas igual o mayor a 145mg/dl

Para prevenir el desarrollo de diabetes tipo II se recomienda que antes de un embarazo se mantenga un peso adecuado, de lo contrario se sugiere la pérdida de peso, realización de ejercicio (150 min/semana),  incrementar la ingesta de fibra, disminuir la ingesta de grasa especialmente la saturada o grasa de origen animal y de azúcares como jugos o refrescos. 

 

En el caso de diagnosticar diabetes gestacional se sugiere controlar la ganancia de peso de acuerdo al estado físico de cada persona, es básico llevar un plan de alimentación prescrito por un nutriólogo para controlar el metabolismo. El objetivo es mantenerse dentro de las cifras siguientes:

  • Glucosa en ayuno menor a 95 mg/dl
  • Glucosa después de 1 hora de comida menor o igual a 140 mg/dl
  • Glucosa después de 2 horas de comida menor o igual a 120 mg/dl

Algunos de los riesgos de la diabetes gestacional para el feto son los siguientes:

 

  • Bebes de mayor peso y tamaño al nacer por efecto de la producción de insulina y que al nacer puede tener riesgo de luxaciones de hombro, fracturas de clavícula etc.
  • Mayor riesgo de disminución de la glucosa en sangre varios días después del nacimiento: se podría reflejar en síntomas como coloración azul, temblores o incluso convulsiones.
  • Un mal control de la glucosa puede incrementar el riesgo de muerte intrauterina 
  •  Los bebes hijos de madres que padecieron diabetes gestacional tienen mayor riesgo en el futuro de tener diabetes.

 

·         Problemas respiratorios si además se asocia la diabetes gestacional con hipertensión arterial

Riesgos para la madre con diabetes gestacional: 

 

·         Mayor riesgo de preclampsia y eclampsia (presión elevada durante el embarazo)

·         Mayor costo a causa de tratamientos y monitoreos

·   El 25% de mujeres suele desarrollar diabetes después de haber padecido diabetes gestacional.

TRIGLICÉRIDOS: Otro tipo de grasa peligrosa

Cuidado con los trigliceridos

Cuidado con los triglicéridos

Los triglicéridos son un tipo de grasa que se almacena en el cuerpo y que en grandes cantidades ocasiona enfermedades del corazón.

Mucho se habla de que mantener los niveles de colesterol bajos en la sangre puede prevenir enfermedades cardíacas, sin embargo la información acerca de los triglicéridos y sus riesgos es nula.

Los triglicéridos son un tipo de grasa que se consume en alimentos, o bien producirse en el hígado.

Cuando se consumen alimentos ricos en grasa o calorías, el cuerpo toma los que requiere para convertirlos en energía y lo que sobra se guarda de reserva en el organismo. Asimismo, cuando se ha bebido demasiado alcohol, el hígado produce triglicéridos. Los estudios indican que los niveles altos en triglicéridos se relacionan con bajos niveles de colesterol, lo que también es dañino.

CUANDO LOS NIVELES DE TRIGLICÉRIDOS SON ALTOS, LA SANGRE SE VUELVE MÁS VISCOSA Y ESPESA, POR LO QUE NO FLUYE ADECUADAMENTE, DIFICULTANDO MÁS EL BOMBEO HACIA TODO EL CUERPO.

¿QUE FACTORES INFLUYEN EN EL NIVEL DE TRIGLICÉRIDOS?

Se considera que los niveles normales de triglicéridos en la sangre son menores a los 200 miligramos por decilitro y altos cuando superan los 400.

Pueden tener los niveles altos si cuenta con algunas de estas características:

Gana peso facilidad.

Consume calorías en exceso, especialmente azúcar y alcohol.

Es de edad avanzada.

Toma ciertos medicamentos, por ejemplo pastillas anticonceptivas, hormonas, esteroides y diuréticos.

Padece alguna enfermedad como diabetes, hipotiroidismo, problemas del riñón o el hígado.

Su dieta está compuesta por muchos alimentos grasos y dulces, incluyendo frutas endulzadas y jugos.

Tiene familiares propensos a las enfermedades mencionadas.

LLEVE UN ESTILO DE VIDA MÁS SALUDABLE

Una prueba de sangre en el laboratorio es la única manera para saber si sus niveles de triglicéridos son altos o no. Sin embargo, llevar una alimentación balanceada y algo de ejercicio no le cae mal a nadie.

SE PUEDEN EVITAR LAS ENFERMEDADES CARDIACAS Y DE CIRCULACIÓN CAMBIANDO EL ESTILO DE VIDA POR UNO MÁS SALUDABLE.

 

Recuerde que si mantiene una buena salud, le puede evitar muchas visitas al médico en el futuro.

Aquí hay algunas sugerencias para reducir los niveles de triglicéridos:

Pierda peso. Si sufre sobrepeso, reduzca todas las fuentes de calorías, en especial de grasa.

Limite el azúcar. No consuma alimentos que lo contengan.

Adiós al alcohol. Todas esas copas de más son un alto factor de riesgo, evítelas. Si no, por lo menos tome solo en ocasiones especiales y con moderación.

Todo sin grasa. Consuma menos del 30% de calorías provenientes de grasa. Consuma carne, ya sea pollo o res, hervidos o asados.

En lugar de aderezos, use jugo de limón. Consuma fibra y vegetales al vapor o crudos son mantequilla Incluya pescados aceitosos, como el salmón, en su dieta. Este tipo de pescado aporta ácidos grasos Omega 3 que ayudan a mantener los niveles de triglicéridos bajos.

Haga ejercicio. La vida sedentaria conlleva a ser propenso a las enfermedades cardiacas y a la acumulación de grasa en la sangre.

Trate de caminar por lo menos 30 minutos diarios. Baile, brinque, haga lo que prefiera, simplemente muévase. Seguramente lo que acaba de leer le parece familiar. Sabe bien qué cosas son que conviene comer, sólo es cuestión de optar por una sana alimentación.