DIABETES GESTACIONAL

Diabetes gestacional

La diabetes es una enfermedad crónica incurable es decir  de larga duración y que requiere  tratamientos y cuidados médicos constantes, principalmente requiere monitorear el contenido  de glucosa en sangre. En México según la encuesta nacional de salud (ENSANUT) del 2012, los adultos (mayores de 20 años) tienen una prevalencia de 9.2%, la cual ha incrementado 2% desde el 2006. Más de 80 mil mexicanos fallecieron el año pasado a causa de la diabetes y se esperan cifras similares para este año (José Narro-La Jornada 10/abril/2013).

 La diabetes gestacional es la intolerancia a la glucosa durante el embarazo y puede ser temporal o inclusive puede ser factor de alto riesgo para desarrollar diabetes de manera permanente. Las recomendaciones para conocer el estado de salud incluyen evaluación, diagnóstico y tratamiento.

 En lugar de detectar síntomas se sugiere realizar una evaluación de los factores de riesgo para diabetes gestacional en la mujer embarazada, estos son: ser mayor de 25 años, menor de 25 años y tener sobrepeso, antecedentes familiares de diabetes, además se debe realizar una prueba en la semana 24 a 28 de gestación para verificar el nivel de glucosa.

Durante el embarazo la prueba adecuada para detectarla es la “prueba de tolerancia oral a la glucosa” que se realiza con la ingestión de 100 gramos de glucosa en la semana 24 a 28 de gestación. De igual manera las personas que tuvieron diabetes gestacional se deberían realizar otra prueba de “tolerancia oral a la glucosa” durante las semana 6 a 12 después del parto en donde se utilizará el criterio para el diagnóstico en personas normales. 

 Para realizar un diagnóstico durante el embarazo, en general se deben encontrar 2 de estos valores alterados en la prueba de tolerancia oral a la glucosa (Norma oficial mexicana): 

 

  • Glucosa en ayuno igual o mayor a 105mg/dl
  • Glucosa después de una hora igual o mayor a 190mg/dl
  • Glucosa después de 2 horas igual o mayor a 165mg/dl
  •  Glucosa después de 3 horas igual o mayor a 145mg/dl

Para prevenir el desarrollo de diabetes tipo II se recomienda que antes de un embarazo se mantenga un peso adecuado, de lo contrario se sugiere la pérdida de peso, realización de ejercicio (150 min/semana),  incrementar la ingesta de fibra, disminuir la ingesta de grasa especialmente la saturada o grasa de origen animal y de azúcares como jugos o refrescos. 

 

En el caso de diagnosticar diabetes gestacional se sugiere controlar la ganancia de peso de acuerdo al estado físico de cada persona, es básico llevar un plan de alimentación prescrito por un nutriólogo para controlar el metabolismo. El objetivo es mantenerse dentro de las cifras siguientes:

  • Glucosa en ayuno menor a 95 mg/dl
  • Glucosa después de 1 hora de comida menor o igual a 140 mg/dl
  • Glucosa después de 2 horas de comida menor o igual a 120 mg/dl

Algunos de los riesgos de la diabetes gestacional para el feto son los siguientes:

 

  • Bebes de mayor peso y tamaño al nacer por efecto de la producción de insulina y que al nacer puede tener riesgo de luxaciones de hombro, fracturas de clavícula etc.
  • Mayor riesgo de disminución de la glucosa en sangre varios días después del nacimiento: se podría reflejar en síntomas como coloración azul, temblores o incluso convulsiones.
  • Un mal control de la glucosa puede incrementar el riesgo de muerte intrauterina 
  •  Los bebes hijos de madres que padecieron diabetes gestacional tienen mayor riesgo en el futuro de tener diabetes.

 

·         Problemas respiratorios si además se asocia la diabetes gestacional con hipertensión arterial

Riesgos para la madre con diabetes gestacional: 

 

·         Mayor riesgo de preclampsia y eclampsia (presión elevada durante el embarazo)

·         Mayor costo a causa de tratamientos y monitoreos

·   El 25% de mujeres suele desarrollar diabetes después de haber padecido diabetes gestacional.

Anuncios

¿Quieres disminuir tu peso?

Bajar de peso

Bajar de peso

Muchas veces se toman acciones drásticas con el objetivo de reducir de peso como practicar ayunos, omitir la cena, hacer ejercicio sin desayunar, ingerir una gran cantidad de agua diariamente y una gran variedad de prácticas que podemos encontrar.

Antes de tomar en cuenta cualquier acción para disminuir tu peso tienes que preguntarte algo: ¿Para qué quiero bajar de peso? ¿Qué gano bajando de peso? ¿Qué pasará si logro bajar de peso? o ¿Qué pasará si me mantengo con el mismo peso? ¿Qué peso deseo lograr? ¿En cuánto tiempo quiero lograrlo?

Una vez que hayas contestado a todas estas preguntas por escrito te sugiero lo siguiente:

1.- Busca información confiable, así como personal capacitado para lograr la pérdida de peso en el tiempo adecuado, consulta a tu nutriólogo, (puede que la vecina haya tenido éxito en su tratamiento sin embargo cada persona es diferente, por ejemplo, en las causas por la que se originó el sobrepeso o inclusive en su estilo de vida), de ésta manera obtendrás un plan de alimentación adecuado.

2.-Rompe los círculos viciosos: Si anteriormente no has tenido éxito en lograr la reducción de peso no pienses igual, ahora sí lo conseguirás, si “rompiste la dieta” no significa que debas comenzar el “siguiente lunes” ¡comienza inmediatamente!, si crees que “no tienes tiempo” siempre hay opciones que te permitirán lograr tus objetivos, platícalo con tu nutriólogo, de esta manera tu plan de alimentación tendrá opciones para ti.

3.- Controla tu ansiedad: Al estar realizando a un plan de alimentación debes estar convencid@ sobre tu salud y bienestar no estás cumpliendo un castigo,  un plan de alimentación adecuado no te dejará con hambre, si de repente te sientes ansioso puedes consumir alimentos bajos en calorías como las verduras, el té sin azúcar, algún suplemento rico en nutrimentos o en proteína, o inclusive consultar a tu psicólogo para que ayude a controlarla.

4.- Realiza ejercicio: Realizar actividad física tiene numerosos beneficios entre ellos activar toda una cascada de enzimas que permite utilizar mayor cantidad de energía, una persona que realiza ejercicio consume energía en forma de grasa aunque esté durmiendo.

5.- Mide tus logros: Pesarte diariamente no es la mejor manera de analizar el resultado, lo mejor es mantener un seguimiento con tu nutriólogo para que se puedan aclarar algunos problemas que surgen con el tiempo y aprender a variar los alimentos y comer de todo a pesar de mantener un peso saludable.

6.- No hay pastillas mágicas para adelgazar: No les recomiendo consumir algún tipo de capsula especial para reducir de peso, antes que nada un plan de alimentación realizado adecuadamente no necesita de medicamentos, el uso de suplementos puede ser aconsejado siempre y cuando estés asesorad@ por un profesional, pueden escribirme si desean que les oriente al respecto.

Si quieres bajar de peso tienes que amar tu cuerpo.  “Alejandro Jodorowsky”

Saludos

L.N.H. Rodrigo Mancilla Morales.

¿SUDAR HACE PERDER PESO?

La sudoración ayuda a liberar ciertas toxinas que se acumulan en el cuerpo

La sudoración ayuda a liberar ciertas toxinas que se acumulan en el cuerpo

Alguna vez te has preguntado ¿para qué sudamos?, Si no, la respuesta es la siguiente, la sudoración es uno de los mecanismos del cuerpo a través de lo cuales regulamos o mantenemos nuestra temperatura corporal.

A lo largo de nuestro andar en el medio del bienestar integral y después de haber pasado mucho tiempo por gimnasios, centros de entrenamiento deportivo e incluso en la misma colonia por donde vivimos siempre hemos visto gente haciendo ejercicio preocupados por su salud o su apariencia física, pero hay algunas personas en particular de las que hablaremos hoy. Son aquellas que vemos forradas desde los pies hasta la cabeza con pantalones largos, chamarras, fajas térmicas e incluso trajes de plástico y por si esto no fuera suficiente trotando o caminando a horas extremas de calor creyendo que con esto van a perder peso y finalmente obtener la figura que siempre han soñado. En este punto es necesario hacer una pausa y preguntarnos ¿Sudar realmente nos hace perder peso?

Alguna vez te has preguntado ¿para qué sudamos?, Si no, la respuesta es la siguiente, la sudoración es uno de los mecanismos del cuerpo a través de lo cuales regulamos o mantenemos nuestra temperatura corporal, ya que cuando éste se evapora de nuestra piel reduce el exceso de calor. Hay que mencionar que en la composición del sudor encontramos básicamente agua en un 95% y una serie de elementos como electrolitos (sodio, potasio, cloro) que dentro de nuestro cuerpo se encargan de mantener un equilibrio hídrico en los diferentes compartimentos del organismo. Además, en el sudor también encontramos una sustancia llamada ácido urocánico, que es un filtro natural que ayuda a protegernos de los efectos negativos de la radiación solar.

Volviendo al principio, en el medio de la actividad deportiva muchas veces escuchamos a la gente decir que visten dichos chalecos y en general la ropa antes mencionada para sudar más y así quemar más grasa del cuerpo que los lleve a perder peso.

Esta afirmación no es más que un mito y una falsa creencia ya que cuando sudamos perdemos únicamente agua que puede ir de 1 litro en una persona normal a 3-5 litros en atletas de alto rendimiento. En efecto se perderá peso pero esta pérdida solamente corresponde a la cantidad de agua y sales minerales del cuerpo y de ninguna manera será el resultado de la combustión de la grasa.

En este sentido, la única forma de “oxidar” o “quemar” grasa, como comúnmente se le llama, es utilizarla como combustible energético y para eso es necesario aumentar la actividad física o dicho de otro modo realizar ejercicio aeróbico llevando un control de la hidratación, pues de lo contrario la pérdida excesiva de líquido por medio de la sudoración acabará por disminuir la capacidad de hacer ejercicio y disminuirá entonces la pérdida de grasa. No olvides que la pérdida de peso a causa de la sudoración es fácilmente recuperable apenas y vuelvas a ingerir líquidos (principalmente agua).

Seguramente algunos estarán pensando en estos momentos, “Entonces si sudo y no tomo agua quiere decir que mantendré la pérdida de peso”. Hasta cierto punto si, pero a causa de una deshidratación no recomendable para la salud y al fin y al cabo la grasa permanecerá en su lugar. En conclusión, la sudoración ayuda a liberar ciertas toxinas que se acumulan en el cuerpo por medio de la comida o algún medicamento, ayuda a regular la temperatura corporal, pero es un hecho que no se pierde grasa, sí se pierde peso momentáneamente pero éste se repondrá apenas se consuma líquidos de nuevo. Por lo tanto si eres uno de esos deportistas que utilizan trajes térmicos o sudaderas a horas desmedidas de calor, como consejo, evítalos ya que lo único que estás haciendo es fatigarte y correr el riesgo de una descompensación por pérdida de líquidos, si en verdad deseas eliminar el exceso de grasa corporal te recomiendo el consumo de los productos termogénicos como el Body Xtreme y no olvides asesorarte con un profesionista de la Nutrición.

Fuente: Revista True Smart Fitness

F.P.T. Javier Guijón Baeza

Año uno No. 05

El colágeno

Piel sana

El colágeno nos permite ver mas jovenes

Ha medida que pasan los años, alrededor de los veinticinco años de edad, nuestro cuerpo va disminuyendo la producción de colágeno en la piel, acelerándose entre los 40 y 50 años.

Cuando la producción de colágeno disminuye, la piel retiene menos agua, se hace más delgada y comienza a arrugarse. La falta de colágeno se comienza a notar por el adelgazamiento de la piel, ya que se pierde la capacidad de retener nutrientes y agua presentándose un aumento en el riesgo de desarrollar arrugas, estrías e infecciones.

Tener un cutis envidiable no solo es cuestión de edad, hay muchos factores que influyen en un envejecimiento cutáneo: el estres, la polución, mala alimentación, alcohol, cigarrillo, el sol en exceso sin protección, pérdida de peso, etc. esto sumado al descuido con respecto al desmaquillante, exfoliación, y el uso de cremas y mascarillas adecuadas.

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL CUIDADO DE LA PIEL
La Hidratación Hay factores importantes para frenar el envejecimiento cutáneo, como la hidratación, nuestra piel muestra señales de deshidratación mostrándose frágil, agrietada, pierde suavidad y elasticidad; todo esto se puede evitar, utilizando productos hidratantes de acuerdo al tipo de piel, adquiriendo prácticas saludables de alimentación, debemos incluir en nuestra dieta diaria muchas frutas y verduras y por supuesto beber mucha agua (2 litros diarios) El Colágeno. Otro factor importante para el cuidado de nuestra piel es el colágeno. El paso del tiempo provoca pèrdida de fibras elástica normales. Estudios han demostrado como los radicales libres provocados por las radiaciones UV juegan un papel fundamental en el envejecimiento, ya que provocan cambios en el colágeno de la piel, causante de la pérdida de elasticidad y suavidad, aumentando la aparición de arrugas.
Por lo tanto si queremos reducir o al menos frenar este proceso tenemos que adquirir hábitos saludables y utilizar productos cosméticos que aporten nutrientes a nuestra piel:
  • En este sentido, estudios clínicos la vitamina C activa la formación de Colágeno III, retrasando el envejecimiento prematuro.
  • La vitamina E que reduce y elimina los radicales libres
  • Filtro solar para evitar los daños producidos por la radiaciòn UV, que tenga un mínimo de factor de protección 10. Esto dependiendo del tiempo de exposición.
  • Cremas que contengan activadores y regenadores celulares como es la coenzima Q10

– El Estres

Nuestra piel como órgano importante de nuestro cuerpo, responde también al sistema nervioso e inmunitario, de modo que nuestro cuerpo responde liberando sustancias que afectan las células de la piel provocando inflamación y desestabilizaban de la dermis. en estos casos la vitamina A facilita la oxigenación celular

colágeno

Las cremas son un buen medio para nutrir nuestra piel

NUESTRA RUTINA DE BELLEZA DEBE INCLUIR
  • Usar por la mañana crema hidratante con protección solar y de ser posible con antioxidantes (vitamina E).
  • Por la noche después de desmaquillarnos utilizaremos productos que combatan el envejecimiento, más nutritivos y que se adapten a nuestra piel que le brinden suavidad e hidratación. En el mercado existen muchas en cuya fórmula emplean la vitamina C, Coenzima Q10, vitamina A, Vitamina E y colágeno. No existen cremas que contengan todos estos principios pero encontraremos unas mas completas que otras que son hipo alérgicas
  • Tomar 8 vasos de agua diarios
  • Aplicarnos regularmente mascarillas nutritivas, la cuales podemos encontrar comerciales o prepararlas con productos naturales

http://cielolatino-sky.blogspot.mx