10 razones para que las mujeres coman ajo

Beneficios del ajo en las mujeres

Beneficios del ajo en las mujeres

El ajo tiene muchos beneficios para tu salud, especialmente para las mujeres.

¿Qué haces cuando te encuentras un ajo en tu comida? Tal vez, la primera reacción sea de rechazo; sin embargo, esta hortaliza tiene muchos beneficios para tu salud, especialmente para las mujeres.

El ajo es rico en antioxidantes y en aliina. Cuando se tritura el ajo, esté sulfóxido se convierte en alicina, lo cual lo convierte en un antibiótico natural que puedes aprovechar para reducir estos malestares.

Reduce la presión arterial

  • El ajo dilata los vasos sanguíneos, por lo que se mejora la circulación.

Acaba con la fatiga en el embarazo

  • Consumir ajo durante la etapa de la gestación aumenta la energía y destruye las bacterias dañinas, hongos y virus.

Adiós infecciones vaginales

Ajo Beneficios en las mujeres

Ajo Beneficios en las mujeres

  • Por ser un antibiótico natural, esta hortaliza es útil en el tratamiento de infecciones íntimas, sobre todo las relacionadas con la cándida o candidiasis.

Disminuye el riesgo de padecer cáncer

  •  Las mujeres que comen ajo con regularidad son menos propensas a desarrollar cáncer de estómago, colon, esófago, páncreas y mama.

Baja el colesterol

  •  Los aceites de ajo tienen la capacidad de reducir los niveles de colesterol, por lo que disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiacas

Mantiene el equilibrio metabólico

Beneficios de ajo

Beneficios de ajo

  • Consumir un ajo morado al día para previene la obesidad y mantener un peso estable.

Excelente cicatrizante

Beneficios de ajo

Beneficios de ajo

  • Se recomienda consumirlo durante el embarazo, ya que tiene un efecto cicatrizante, lo cual es útil cuando tienes un parto por cesárea o sufres un desgarre perineal.
  •  También alivia de forma efectiva las lesiones en pezones durante la lactancia.

 Diabetes gestacional

  • Estimula la producción de insulina, lo que ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, sobre todo en la etapa del embarazo.

Reduce los episodios de menstruación dolorosa

  •  El ajo es un antibiótico y anti-inflamatorio natural, por lo que reduce los malestares como el dolor, inflamación y sangrado abundante.

Previene el síndrome varicoso

  •  Al dilatar los vasos sanguíneos, mejora la circulación e impide que se hagan trombos o coágulos.

Disminuye la inflamación

LEIFHEIT_23054_1366657501

  • Los compuestos sulfúricos del ajo ayuda a reducir la inflamación ocasionada por enfermedades autoinmunes, como la psoriasis. Sólo se tiene que frotar en la zona afectada.
  • Se recomienda comer diariamente una pieza de ajo o entre 1.4 y 1.2 gramos de polvo o de 2 a 5 miligramos de aceite.

 Si no te gusta el sabor del ajo, lo mejor es que lo uses para sazonar tus alimentos y así lo ingieras más fácilmente.

Anuncios

Omega 3 DHA y sus beneficios para la Salud

DHA Suplemento para la memoria

DHA Suplemento para la memoria

El ácido graso docosahexaenoico, DHA abreviado, es uno de los diferentes ácidos grasos omega 3 y, junto con el eicosapentaenoico o EPA, el más importante para la salud

Propiedades nutricionales y medicinales del ácido graso DHA

Cabe señalar  que las propiedades medicinales del DHA (ácido graso docosahexaenoico) y las del EPA (eicosapentaenoico) son muy similares. Aunque el DHA desempeña un papel fundamental en la formación de las neuronas en los fetos, en especial durante el último trimestre del embarazo.  Por ello se recomienda vigilar que su aporte sea suficiente con la dieta, o bien incluir algún suplemento, en el caso de las embarazadas.

El DHA también interviene en la formación y regeneración de las células de la retina, previniendo con su consumo algunos problemas visuales.

Otro de los beneficios del DHA es su capacidad para facilitar la regeneración de numerosos tejidos del organismo. Por este motivo es importante un aporte adecuado de DHA cuando existen artrosis o incluso úlceras gástricas y se investiga en la actualidad la posible capacidad para ralentizar el avance del Alzheimer si se detecta en las primeras etapas de la enfermedad.

Las propiedades medicinales del DHA compartidas con el EPA son las referentes a la salud del corazón y el sistema circulatoria en general, al mantener los  niveles de colesterol  y triglicéridos en valores óptimos y conservar la flexibilidad de los vasos sanguíneos.

Entre los beneficios del DHA se encuentra su acción antiinflamatoria leve pero mantenida con su consumo regular, que alivia principalmente problemas articulares.

Fuentes de ácidos grasos Omega 3 DHA

Las principales fuentes de DHA son los pescados azules, destacando el atún y el salmón. También se encuentra en algunas algas comestibles. De hecho es de la cadena alimentaria marina de donde obtienen el DHA los pescados.

Consumido con los alimentos resulta casi imposible ingerir DHA en exceso.

OMEGA 3 EN EL EMBARAZO

omega 3 y embarazo

Omega 3 y embarazo

Muchas veces hemos escuchado y nos han comentado lo bueno que es tomar Omega 3 durante y después el embarazo y luego suministrárselo a nuestro bebé. Pero ¿sabemos con claridad en que nos ayuda esta sustancia?

El Omega 3 son ácidos grasos esenciales que el organismo humano no puede fabricar, por lo cual deben ser ingeridos a través de nuestra alimentación. Este elemento lo podemos encontrar en ciertas especies marinas como pescados (salmón, jurel o bacalao) y en algunas fuentes vegetales como las semillas de lino, chía, nueces, entre otros.

Pero no todas sus fuentes entregan el mismo tipo de Omega 3 y las mismas propiedades. Por ejemplo el Ácido Eicosapentaenoico (EPA) y el Ácido Docosahexanoico (DHA) son fundamentales para el saludable desarrollo de la visión, el cerebro, el sistema nervioso y el corazón. Las nueces y otras semillas solo proporcionan Ácido Alfa-Linolénico (ALA), que aunque es un ácido graso omega-3, carece de los beneficios anteriormente mencionados.

El consumo de este ácido durante la gestación y posteriormente en la primera infancia, niñez y adolescencia de tu hijo, traerán significativas beneficios, así lo demuestra un creciente grupo de investigaciones que apoyando el rol del DHA del Omega. Pon atención en estos datos:

  • El DHA es importante para el sano desarrollo visual y mental del bebé en el útero y durante la infancia.
  • El bebé en desarrollo recibe DHA de la madre a través de la placenta durante el embarazo.
  • La leche materna es el método óptimo para la alimentación infantil. DHA está siempre presente en la leche materna humana. He aquí la importancia de su uso por parte de la madre durante la lactancia.
  • El cerebro crece rápidamente durante los últimos meses de gestación y durante los primeros años de vida. Esta aceleración del crecimiento corresponde a un período de rápida acumulación de DHA en el cerebro.
  • Los infantes prematuros no tienen tiempo para acumular DHA al mismo nivel que sus homólogos de término, ya que éstos acumulan rápidamente DHA de la madre durante los últimos meses de gestación.
  • Asimismo, investigaciones a nivel mundial, indican que los niños se benefician de una reducción en problemas de comportamiento asociados al síndrome de déficit atencional e hiperactividad. Actualmente el DHA-EPA es recomendado por expertos en niños a partir de las 4 semanas de vida y durante toda la vida.
  • Posee grandes beneficios para nuestra piel, pelo y uñas, evitando su debilitamiento o la aparición de acné.

¿Como incorporamos el Omega 3 en nuestra vida?

Como ya hemos mencionado las especies marinas, especialmente los pescados, son ricas en este tan importante ácido graso (DHA). Pero nuestros hábitos alimenticios no siempre cumplen la regla de incorporarlos de forma constante. He aquí donde el uso de productos como complementos vitamínicos están disponibles hoy en el mercado.

DIABETES GESTACIONAL

Diabetes gestacional

La diabetes es una enfermedad crónica incurable es decir  de larga duración y que requiere  tratamientos y cuidados médicos constantes, principalmente requiere monitorear el contenido  de glucosa en sangre. En México según la encuesta nacional de salud (ENSANUT) del 2012, los adultos (mayores de 20 años) tienen una prevalencia de 9.2%, la cual ha incrementado 2% desde el 2006. Más de 80 mil mexicanos fallecieron el año pasado a causa de la diabetes y se esperan cifras similares para este año (José Narro-La Jornada 10/abril/2013).

 La diabetes gestacional es la intolerancia a la glucosa durante el embarazo y puede ser temporal o inclusive puede ser factor de alto riesgo para desarrollar diabetes de manera permanente. Las recomendaciones para conocer el estado de salud incluyen evaluación, diagnóstico y tratamiento.

 En lugar de detectar síntomas se sugiere realizar una evaluación de los factores de riesgo para diabetes gestacional en la mujer embarazada, estos son: ser mayor de 25 años, menor de 25 años y tener sobrepeso, antecedentes familiares de diabetes, además se debe realizar una prueba en la semana 24 a 28 de gestación para verificar el nivel de glucosa.

Durante el embarazo la prueba adecuada para detectarla es la “prueba de tolerancia oral a la glucosa” que se realiza con la ingestión de 100 gramos de glucosa en la semana 24 a 28 de gestación. De igual manera las personas que tuvieron diabetes gestacional se deberían realizar otra prueba de “tolerancia oral a la glucosa” durante las semana 6 a 12 después del parto en donde se utilizará el criterio para el diagnóstico en personas normales. 

 Para realizar un diagnóstico durante el embarazo, en general se deben encontrar 2 de estos valores alterados en la prueba de tolerancia oral a la glucosa (Norma oficial mexicana): 

 

  • Glucosa en ayuno igual o mayor a 105mg/dl
  • Glucosa después de una hora igual o mayor a 190mg/dl
  • Glucosa después de 2 horas igual o mayor a 165mg/dl
  •  Glucosa después de 3 horas igual o mayor a 145mg/dl

Para prevenir el desarrollo de diabetes tipo II se recomienda que antes de un embarazo se mantenga un peso adecuado, de lo contrario se sugiere la pérdida de peso, realización de ejercicio (150 min/semana),  incrementar la ingesta de fibra, disminuir la ingesta de grasa especialmente la saturada o grasa de origen animal y de azúcares como jugos o refrescos. 

 

En el caso de diagnosticar diabetes gestacional se sugiere controlar la ganancia de peso de acuerdo al estado físico de cada persona, es básico llevar un plan de alimentación prescrito por un nutriólogo para controlar el metabolismo. El objetivo es mantenerse dentro de las cifras siguientes:

  • Glucosa en ayuno menor a 95 mg/dl
  • Glucosa después de 1 hora de comida menor o igual a 140 mg/dl
  • Glucosa después de 2 horas de comida menor o igual a 120 mg/dl

Algunos de los riesgos de la diabetes gestacional para el feto son los siguientes:

 

  • Bebes de mayor peso y tamaño al nacer por efecto de la producción de insulina y que al nacer puede tener riesgo de luxaciones de hombro, fracturas de clavícula etc.
  • Mayor riesgo de disminución de la glucosa en sangre varios días después del nacimiento: se podría reflejar en síntomas como coloración azul, temblores o incluso convulsiones.
  • Un mal control de la glucosa puede incrementar el riesgo de muerte intrauterina 
  •  Los bebes hijos de madres que padecieron diabetes gestacional tienen mayor riesgo en el futuro de tener diabetes.

 

·         Problemas respiratorios si además se asocia la diabetes gestacional con hipertensión arterial

Riesgos para la madre con diabetes gestacional: 

 

·         Mayor riesgo de preclampsia y eclampsia (presión elevada durante el embarazo)

·         Mayor costo a causa de tratamientos y monitoreos

·   El 25% de mujeres suele desarrollar diabetes después de haber padecido diabetes gestacional.

CONSUMO DE FIBRAS Y PREECLAMPSIA

Preeclampsia-causa-dolor-intenso-cabeza-1533729

Preeclampsia y fibra

Existe suficiente evidencia que documenta múltiples beneficios, entre ellos la reducción del riesgo de desarrollar hipertensión, asociada a una dieta rica en fibras.

Sin embargo, pocos estudios han investigado la extensión de estos beneficios a las mujeres embarazadas y su asociación con el desarrollo de preeclampsia*.Es por este motivo, que investigadores del Swedish Medical Center, de Seattle (Estados Unidos) estudiaron y realizaron seguimiento durante la gestación a 1.538 mujeres embarazadas del estado de Washington.

Para tal fin, se realizó un extenso cuestionario de dónde se relevaba el consumo de fibras 3 meses previos al embarazo y durante la primera etapa de la gestación. Del total de las participantes, 64 desarrollaron preeclampsia. Los autores hallaron que aquellas mujeres que consumían la mayor cantidad de fibra (21,2 gramos o más por día) durante ambos períodos de evaluación tuvieron 72% menos probabilidades de desarrollar preeclampsia que las que ingerían los niveles más bajos de fibra (menos de 11,9 gramos diarios).

Otro dato interesante, que se rescata del análisis es que las mujeres con ingesta elevada de fibra presentaban niveles de triglicéridos casi 12 puntos más bajos y lipoproteínas de alta densidad (HDL) más de 2,6 veces mayores que las mujeres con menor consumo diario de fibra. Los resultados de este trabajo estiman que cada 5 gramos de aumento en el consumo diario de fibra se reducían un 14% el riesgo de preeclampsia. Esta relación se mantuvo después de que se tuvieron en cuenta otros factores potencialmente relacionados con el riesgo de preeclampsia, como el consumo total de calorías, la edad materna, la etnia, la cantidad de embarazos y el peso antes de la concepción.

Estos resultados sugieren que aumentar el consumo de fibra antes y durante los primeros meses del embarazo beneficia la salud de las mujeres y, por consiguiente, del feto. Asimismo, colabora con el futuro desarrollo de estrategias para jerarquizar nuevos estilos de vida, especialmente los alimentarios, para reducir el riesgo de preeclampsia y otras patologías.

Este estudio fue publicado en la revista “American Journal of Hypertension”, en julio de 2008.

* Es una enfermedad del embarazo que consiste en aumento de la presión arterial habitualmente acompañado de edemas (hinchazón de las manos, cara y pies) y aparición de proteínas en el análisis de orina (proteinuria).

DHA un ácido graso omega 3, ¿Ya lo conoces?

Los ácidos grasos se dividen en saturados, poliinsaturados y monosaturados, en la siguiente imagen podemos ver las diferencias:

Lipidos

Lípidos

En esta ocasión hablaremos principalmente de los ácidos grasos poliinsaturados, especialmente los omega 3 (ya que los omega 6 pueden obtenerse fácilmente de los aceites que comúnmente tenemos para cocinar).

Los ácidos grasos poliinsaturados omega 6 y omega 3 se consideran esenciales porque no podemos fabricarlos en nuestro organismo, el que se encuentra en mayores concentraciones en el tejido cerebral es el ácido graso omega 3 docosahexaenoico (DHA por sus siglas en inglés), las altas concentraciones de DHA favorecen la sensibilidad de los neurotransmisores como serotonina y disminuyen la agregación plaquetaria en el cerebro, por lo que se favorece una mejor circulación, que podría asociarse a un efecto antidepresivo, al igual que una ingesta frecuente de pescados.

Una función muy importante del DHA es que al ser parte de nuestro sistema nervioso es vital consumirlo en etapas como el embarazo y el primer año de vida, ya que es cuando el cerebro se forma y crece en su mayoría.

Desarrollo del cerebro

Desarrollo del cerebro

El DHA apoya el desarrollo de la visión en el niño en el primer año de vida y en la capacidad visual de adultos, los niños amamantados durante 1 a 4 meses y después alimentados con leches enriquecidas con ácidos grasos como el DHA, tenían mayor agudeza visual que los niños alimentados con leches sin fortalecer.

Finalmente la dosis recomendable es de 200mg/día, existen suplementos con DHA obtenido de algas marina por lo que puede ser consumido por personas que son alérgicas al pescado y desean obtener los beneficios de este ácido graso esencial.

Hay que considerar que el DHA tiene gran importancia tanto en niños como en adultos, al ser parte fundamental de la estructura cerebral es necesario un adecuado consumo en todas las etapas de la vida, la importancia radica desde los niños menores ya que se favorece un crecimiento y desarrollo adecuado del sistema nervioso, las madres que mantienen una nutrición adecuada pueden aportar a través de la lactancia este nutrimento, sin embargo es necesario mantener una cultura enfocada a la prevención de enfermedades, además de que se logre disminuir el riesgo de problemas relacionados con la memoria, aprendizaje, concentración, y otros que pudieran tener mayores consecuencias como es el caso de la depresión, en el caso de adultos mayores evitar la aparición de enfermedades como demencia o alzheimer.

Ácidos grasos Omega 3:Una visión amplia de sus beneficios

pescado

La ingesta de ácidos grasos omega 3 tiene una fuerte relación con la salud

Las primeras observaciones del papel indispensable para la salud de los ácidos grasos omega 3 comienzan en 1929, cuando se descubrió la menor probabilidad de enfermar o morir por enfermedades cardiovasculares en poblaciones como los esquimales que tenían altos consumos de estos ácidos grasos (alrededor de 3 g por cada 1000 kcal) (Von Schacky, 1987). El contenido total de grasa y de ácidos grasos omega 3 es mayor en pescados de aguas frías  (salmón, arenque, sardina y macarela), por ejemplo, 100g de carne de salmón contiene 600 mg del ácido graso omega 3 eicosapentaenoico (EPA-por sus siglas en inglés) y 1200 mg de ácido graso omega 3 docosahexaenoico (DHA-por sus siglas en inglés), mientras que 5 gramos de aceite de salmón contiene 600mg de EPA y  900 mg de DHA.

La ingesta de ácidos grasos omega 3 tiene una fuerte relación con la salud cardiovascular, un estudio (meta-análisis) con 7951 personas quienes consumieron diariamente de 0.3 a 6g de EPA  y de 0.6 a 3.7g de DHA, concluyó con una reducción de la mortalidad total en 21%, en el infarto agudo del miocardio en un 30% y la muerte súbita diminuyó 40% (Bucher et al, 2002). Desde el año 1996 se ha documentado reducción en la mortalidad cardíaca asociado a la ingesta de ácidos grasos omega 3 que va de 42% a 67%, cabe destacar que 4 g de estos ácidos grasos durante cuatro meses, producen una reducción del 45% en los triglicéridos totales (Harris et al, 1997), es bien sabido que el aumento de los triglicéridos es un riesgo para padecer aterosclerosis o acumulación de grasas en arterias.

Sobre la prevención del cáncer se han realizado estudios de seguimiento desde 4 a 21 años y han demostrado que en los países donde se consume en promedio 0.5 y 1.5 g de omega 3 al día hay una reducción en el riesgo de cáncer de mama en 30% y una disminución significativa (60%) en el cáncer de próstata (Terry et al, 2003).

La inflamación es una respuesta inespecífica a las agresiones traumáticas, microbianas y químicas en donde se acumulan fluidos y anticuerpos, por ejemplo, la inflamación postquirúrgica. El consumo de omega 3 (DHA y EPA) promueve que estos ácidos grasos compiten a nivel celular con otro ácido graso , el araquidónico (que favorece la inflamación) por lo que se promueve un efecto antiinflamatorio en el organismo (Furst et al, 2000), por lo anterior diversos estudios apoyan el uso de ácidos grasos omega 3 en enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, la artritis reumatoide, psoriasis, el lupus eritematoso, esclerosis múltiple, migrañas, y pancreatitis aguda (Gil, 2002).

Los ácidos grasos omega 3 se encuentran además en el tejido nervioso, que es el segundo, después del tejido adiposo, en concentrar ácidos grasos omega 3, en donde uno de ellos, el DHA ocupa hasta el 50% del tejido cerebral (Maes et al, 1999), los ácidos grasos omega 3 se acumulan en el cerebro y en la retina desde la gestación y son un componente importante en las membranas de las neuronas y de la retina (Carlson, 2009). Se recomienda utilizar 300 mg de DHA en etapas como el embarazo y lactancia (Simopoulus et al, 1999). Se ha demostrado que quienes tienen bajas concentraciones de ácidos grasos omega 3 y bajos consumos de pescado, tienen relación con ciertas alteraciones psiquiátricas como la depresión (Maes et al, 1999). En adultos mayores los omega 3 pueden prevenir la aparición de enfermedades como demencia o alzheimer (Yazawa, 1996; Kyle et al, 1999).

La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de  EPA y DHA respectivamente de 300 mg y 500 mg al día en la población general que suman 800 mg de ácidos grasos omega 3 y se recomienda llegar a 1 gramo en el consumo de ácidos grasos omega 3 totales en personas con antecedentes de enfermedad coronaria (WHO. 2007).

L.N.H. Rodrigo Mancilla Morales.

Nutrición en el embarazo

El embarazo una etapa de cambios nutricionales

El embarazo es una etapa en donde las hormonas de la placenta provocan casi todos los cambios que se producen en la gestación, uno de ellos son los cambios nutricionales.

En el embarazo se reduce la actividad gastrointestinal, lo que favorece el reflujo, también se alenta la digestión favoreciendo la presencia de estreñimiento. Se produce mayor trabajo del corazón debido a que la cantidad total del volumen de sangre aumenta. El riñón tiene un aumento en su filtrado por lo que es común encontrar nutrimentos en orina que normalmente no se presentaban, como glucosa, aminoácidos y folatos, hay un aumento de la presión intraabdominal debido al crecimiento del útero, también aumenta la hormona progesterona entre sus acciones promueve que aumente la ventilación, esto se conoce como “hiperventilación del embarazo”.

En el segundo trimestre hay un aumento del apetito, pero que no significa que se debe “comer por dos”, es difícil describir que cantidad de alimento deben ingerir en esta etapa, ya que hay variaciones entre las mujeres. Principalmente la ingesta recomendable va en función del peso que cada mujer necesite subir en todo el embarazo y esto se sabe cuando se conoce su estado de nutrición previo (Fernández et al. 2000). Las madres que inician con un bajo peso el embarazo tendrían que aumentar más peso que las que inician con un sobrepeso u obesidad. En promedio la ganancia de peso para una mujer que inicia con un bajo peso debe ser alrededor de 12.5 a 18 kilos, para una mujer con un peso saludable la ganancia de peso debe ser entre 11.5 y 16 kilos, para una mujer con sobrepeso 7 a 11.5kg y por último para una mujer que se embaraza teniendo obesidad se recomienda aumentar entre 5 y 9 kilos en todo el embarazo (Institute of Medicine. 2009). Les recomiendo consultar a su nutriólogo para que puedan obtener un plan de alimentación de acuerdo a las necesidades de cada una.

Los nutrimentos clave en esta etapa fisiológica son el hierro y el ácido fólico. Los aportes complementarios pueden reducir la mortalidad infantil, por lo que les recomiendo tomar su suplemento como se les indica.

Hay otros nutrimentos que también, son importantes en el embarazo:

El calcio, reduce significativamente el riesgo de preeclampsia y mortalidad o mortalidad grave materna, recuerda consumir alimentos como leche, quesos, yogurth y además tortillas que también aportan calcio. El aporte complementario de zinc y de ácidos grasos omega 3, pueden reducir el riesgo de parto prematuro (Ramakrishnan. 2012)

Los ácidos grasos omega 3 son ácidos grasos esenciales que se acumulan en el cerebro y la retina durante la gestación ya que son un componente importante en las membranas de las células de estos órganos (Carlson, 2009), estos ácidos grasos no se pueden sintetiza en el cuerpo por lo que las madres tienen que ingerirlo para poder incorporarlo a su metabolismo y al del feto, pueden utilizar una cápsula de Salmón Plus de Pronat en cada comida, aportará alrededor de 1 gramo al día de ácidos grasos omega 3. En caso de ser alérgico al pescado o productos del mar pueden elegir el DHA (ácido docosahexaenoico), que es un componente fundamental del tipo omega 3 que participa en la formación de sistema nervioso central, se extrae de un alga marina por lo que las personas alérgicas pueden consumirlo en lugar de Salmón Plus para evitar la deficiencia de este ácidos graso, se recomiendan 300 mg diarios durante el embarazo y lactancia (Simopoulus et al, 1999).

Es importante mencionar que la vitamina B12 es fundamental en el embarazo y lactancia principalmente en las embarazadas que son vegetarianas “vegan” o inclusive “ovo-lacto” (que permiten incluir lácteos y huevo), por lo que se recomienda la suplementación de esta vitamina, en Natural B Complex de Pronat pueden encontrar el suplemento ideal para cubrir esta y otras vitaminas del complejo B.

Las mujeres con embarazos múltiples o las que abusan del tabaco, alcohol o drogas deberían tomar un suplemento de vitaminas y minerales (Luke, 2005).

La L-Carnitina es un transportador de grasas dentro del metabolismo, se ha observado un bajo nivel de L-Carnitina en sangre en el embarazo conforme aumenta el periodo de gestación (Hahn et al, 1977), la suplementación con 500mg de L-Carnitina diariamente (a partir de la 13va semana) puede evitar esta disminución (Keller et al. 2009).

Espero sea de utilidad la información, dejen sus comentarios. Saludos

Por: L.N.H Rodrigo Mancilla Morales