Omega 3 en el embarazo

Que-alimentos-consumir-durante-el-embarazo-2

Muchas veces hemos escuchado y nos han comentado lo bueno que es tomar Omega 3 durante y después el embarazo y luego suministrárselo a nuestro bebé. Pero ¿sabemos con claridad en que nos ayuda esta sustancia?

El Omega 3 son ácidos grasos esenciales que el organismo humano no puede fabricar, por lo cual deben ser ingeridos a través de nuestra alimentación. Este elemento lo podemos encontrar en ciertas especies marinas como pescados (salmón, jurel o bacalao) y en algunas fuentes vegetales como las semillas de lino, chía, nueces, entre otros.

Pero no todas sus fuentes entregan el mismo tipo de Omega 3 y las mismas propiedades. Por ejemplo el Ácido Eicosapentaenoico (EPA) y el Ácido Docosahexanoico (DHA) son fundamentales para el saludable desarrollo de la visión, el cerebro, el sistema nervioso y el corazón. Las nueces y otras semillas solo proporcionan Ácido Alfa-Linolénico (ALA), que aunque es un ácido graso omega-3, carece de los beneficios anteriormente mencionados.

El consumo de este ácido durante la gestación y posteriormente en la primera infancia, niñez y adolescencia de tu hijo, traerán significativas beneficios, así lo demuestra un creciente grupo de investigaciones que apoyan el rol del DHA del Omega. Pon atención en estos datos:

  • El DHA es importante para el sano desarrollo visual y mental del bebé en el útero y durante la infancia.
  • El bebé en desarrollo recibe DHA de la madre a través de la placenta durante el embarazo.
  • La leche materna es el método óptimo para la alimentación infantil. DHA está siempre presente en la leche materna humana. He aquí la importancia de su uso por parte de la madre durante la lactancia.
  • El cerebro crece rápidamente durante los últimos meses de gestación y durante los primeros años de vida. Esta aceleración del crecimiento corresponde a un período de rápida acumulación de DHA en el cerebro.
  • Los infantes prematuros no tienen tiempo para acumular DHA al mismo nivel que sus homólogos de término, ya que éstos acumulan rápidamente DHA de la madre durante los últimos meses de gestación.
  • Asimismo, investigaciones a nivel mundial, indican que los niños se benefician de una reducción en problemas de comportamiento asociados al síndrome de déficit atencional e hiperactividad. Actualmente el DHA-EPA es recomendado por expertos en niños a partir de las 4 semanas de vida y durante toda la vida.
  • Posee grandes beneficios para nuestra piel, pelo y uñas, evitando su debilitamiento o la aparición de acné.

¿Cómo incorporamos el Omega 3 en nuestra vida?

Como ya hemos mencionado las especies marinas, especialmente los pescados, son ricas en este tan importante ácido graso (DHA). Pero nuestros hábitos alimenticios no siempre cumplen la regla de incorporarlos de forma constante. He aquí donde el uso de productos como complementos vitamínicos están disponibles hoy en el mercado.

Este importante complemento a nuestra alimentación, posee cualidades de gran significación como ser libre de metales pesados, propios de las especies marinas (tales como mercurio, plomo, y arsénico). Esto se debe a que las partículas de aceite se encuentran encapsuladas y no libres, lo que a su vez permite un agradable sabor y olor.

OMEGA 3 EN EL EMBARAZO

omega 3 y embarazo

Omega 3 y embarazo

Muchas veces hemos escuchado y nos han comentado lo bueno que es tomar Omega 3 durante y después el embarazo y luego suministrárselo a nuestro bebé. Pero ¿sabemos con claridad en que nos ayuda esta sustancia?

El Omega 3 son ácidos grasos esenciales que el organismo humano no puede fabricar, por lo cual deben ser ingeridos a través de nuestra alimentación. Este elemento lo podemos encontrar en ciertas especies marinas como pescados (salmón, jurel o bacalao) y en algunas fuentes vegetales como las semillas de lino, chía, nueces, entre otros.

Pero no todas sus fuentes entregan el mismo tipo de Omega 3 y las mismas propiedades. Por ejemplo el Ácido Eicosapentaenoico (EPA) y el Ácido Docosahexanoico (DHA) son fundamentales para el saludable desarrollo de la visión, el cerebro, el sistema nervioso y el corazón. Las nueces y otras semillas solo proporcionan Ácido Alfa-Linolénico (ALA), que aunque es un ácido graso omega-3, carece de los beneficios anteriormente mencionados.

El consumo de este ácido durante la gestación y posteriormente en la primera infancia, niñez y adolescencia de tu hijo, traerán significativas beneficios, así lo demuestra un creciente grupo de investigaciones que apoyando el rol del DHA del Omega. Pon atención en estos datos:

  • El DHA es importante para el sano desarrollo visual y mental del bebé en el útero y durante la infancia.
  • El bebé en desarrollo recibe DHA de la madre a través de la placenta durante el embarazo.
  • La leche materna es el método óptimo para la alimentación infantil. DHA está siempre presente en la leche materna humana. He aquí la importancia de su uso por parte de la madre durante la lactancia.
  • El cerebro crece rápidamente durante los últimos meses de gestación y durante los primeros años de vida. Esta aceleración del crecimiento corresponde a un período de rápida acumulación de DHA en el cerebro.
  • Los infantes prematuros no tienen tiempo para acumular DHA al mismo nivel que sus homólogos de término, ya que éstos acumulan rápidamente DHA de la madre durante los últimos meses de gestación.
  • Asimismo, investigaciones a nivel mundial, indican que los niños se benefician de una reducción en problemas de comportamiento asociados al síndrome de déficit atencional e hiperactividad. Actualmente el DHA-EPA es recomendado por expertos en niños a partir de las 4 semanas de vida y durante toda la vida.
  • Posee grandes beneficios para nuestra piel, pelo y uñas, evitando su debilitamiento o la aparición de acné.

¿Como incorporamos el Omega 3 en nuestra vida?

Como ya hemos mencionado las especies marinas, especialmente los pescados, son ricas en este tan importante ácido graso (DHA). Pero nuestros hábitos alimenticios no siempre cumplen la regla de incorporarlos de forma constante. He aquí donde el uso de productos como complementos vitamínicos están disponibles hoy en el mercado.

DHA

El Ácido Docosa Hexaenoico (DHA) es un ácido graso omega 3 poliinsaturado, que se encuentra principalmente en pescados y en algunas algas.

El DHA es un importante elemento estructural y funcional en las células de todos los órganos de nuestro cuerpo, en primer lugar el 30% de los lípidos que forman la materia gris del cerebro es DHA, y es aún mas importante en la etapa prenatal y en los dos primeros años de vida, pues es cuando se desarrolla la mayor parte del cerebro, siendo las mujeres embarazadas (sobre todo en el tercer trimestre) y en lactancia, en las que cobra mayor importancia el consumo de DHA. Las personas mayores que tienen deficiencia en el consumo de DHA tienen 67% más probabilidades de sufrir demencia, por el contrario, si se consume adecuadamente reduce el riesgo de padecer Alzheimer. En la retina el DHA se encuentra de un 30 a 40% en los fotorreceptores, que en la primera etapa de vida son parte del desarrollo de la vista de los niños así como de la capacidad visual de adultos y ancianos. Es importante saber que el DHA ayuda a disminuir los niveles de triglicéridos y aumenta el colesterol HDL,  también llamado “colesterol bueno”, que se encarga de transportar colesterol hacia el hígado para su metabolismo. Por tal motivo el DHA puede ayudar, apoyado también en una dieta adecuada, a disminuir el riesgo cardiovascular.

En México no es frecuente el consumo de pescados o de algas, que son las fuentes principales de obtención de DHA, por lo cual este nutriente podría ser deficiente en nuestra dieta, de allí la importancia de ingerir un suplemento elaborado con los mejores estándares de calidad. El DHA es de origen vegetal, se extrae de una alga marina en particular para obtener un producto libre de toxinas que algunos peces desarrollan en el ecosistema que habitan.

El DHA se recomienda también a personas vegetarianas que, debido a su régimen alimenticio, pudieran presentar deficiencia de esta sustancia. Debido a su origen vegetal el DHA  no tiene olor a pescado y puede ser consumido por personas alérgicas a los productos del mar.

La dosis diaria recomendada es de 200mg en caso de adultos y jóvenes y 300 mg en caso de mujeres embarazadas o en lactancia. El DHA no es tóxico.

Por: L.N.H. Rodrigo Mancilla Morales