Propiedades del Omega 3

omega-3-86073772-resized-569fee1a3df78cafda9f1f91

El Omega 3 es una sustancia lipídica que pertenece al grupo de los ácidos grasos (AG) poliinsaturados de cadena larga. Estas son moléculas formadas por un grupo carboxilo y una cadena de carbonos de longitud variable.

Los tipos más importantes de Omega 3 son el ácido eicosapentaenoico (AEP) y el ácido docosahexanoico (ADH). Por su parte, el ácido alfa-linolénico (AAL) es un tipo de Omega 3 presente en los vegetales.

El producto natural Omega 3 , ofrece la dosis justa de Omega 3, efectiva para beneficiar al organismo, regular los niveles de colesterol y proteger la salud del corazón.

giphy.gif

¿Dónde se Encuentra el Omega 3?

El Omega 3 se encuentra en los peces de agua fría o profunda y en los mariscos, por ejemplo:

  • Atún
  • Caballa
  • Sardinas
  • Salmón
  • Trucha
  • Mejillones
  • Ostras
  • Berberechos

También se encuentra en alimentos vegetales como:

  • verdolaga (toda la planta)
  • Lechuga (hojas)
  • Soja (semillas)
  • Espinaca (planta)
  • Fresas (fruto)
  • Pepino (fruto)
  • Coles de Bruselas (hojas)
  • Coles (hojas)
  • Piña (fruto)
  • Almendras
  • Nueces

Existen suplementos naturales que contienen Omega 3 extraído del aceite de pescado.

Beneficios del Omega 3

Algunos de los beneficios del Omega 3 son:

  • Disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol
  • Previene la formación de coágulos en las arterias al impedir la agregación plaquetaria
  • Disminuye la presión arterial en personas con hipertensión leve
  • Fluidifica la sangre y protege al cuerpo de ataques cardíacos, apoplejías, derrames cerebrales, anginas de pecho, enfermedad de Raynaud, etc.
  • Incrementa las transmisiones eléctricas del corazón por lo que regulariza el ritmo cardíaco y previene enfermedades cardiovasculares
  • Protege contra el cáncer, especialmente el cáncer de colon, de próstata y de mamas
  • Posee función antiinflamatoria y alivia el dolor de enfermedades como la artritis reumatoide y la enfermedad de Crohn
  • Promueve la formación de membranas celulares
  • Promueve la producción de hormonas
  • Promueve el correcto funcionamiento del sistema inmunológico
  • Promueve la correcta formación de la retina
  • Mejora el funcionamiento de las neuronas y las transmisiones químicas

 

Omega 3: Beneficios para la mujer

Woman Holding And Showing Omega 3 Capsule

¿Sabías que son un buen aliado para proteger nuestro corazón?

Los Omega 3 no pueden faltar en nuestra dieta, especialmente a partir de una etapa como la menopausia, ya que además ayudar a nuestro corazón a mantenerse activo y en buena forma, también pueden ser un buen aliado de una dieta sana que nos proteja de otros problemas de salud como la artrosis o la osteoporosis.

¿Dónde podemos encontrar los ácidos grasos Omega 3? ¿Qué beneficios reportan a nuestro organismo? Te damos algunas claves y motivos para que no falten en una dieta sana, variada y equilibrada.

omega-3-1

Los omega 3 forman parte de la familia de los ácidos grasos esenciales, en concreto, de los poliinsaturados. Estos ácidos grasos deben formar parte de nuestra dieta a través de los alimentos o con suplementos alimenticios. El pescado azul es una de las principales fuentes de las que obtener los omega 3, junto a los aceites de origen vegetal. En concreto, mientras que los aceites vegetales son ricos en ácido alfalinolénico, el pescado azul contiene EPA (ácido eicosapentaenoico) y el denominado DHA (ácido docosahexaenoico), también denominados omega 3 de cadena larga.
Los ácidos grasos omega 3 son beneficiosos para nuestra salud y, en concreto, se le atribuyen propiedades protectoras de nuestro sistema cardiovascular y sistema nervioso.

Los omega 3 cumplen un papel mucho más importante y extenso del que pensamos. Así, intervienen en los procesos de reducción de inflamaciones sistémicas (factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas), en la regulación del metabolismo de los lípidos (actúa sobre los triglicéridos y el colesterol malo, LDL), en la hidratación de la piel y hasta en la frecuencia cardiaca (impulso nervioso en el corazón).

giphy-1

Pero, ¿Qué beneficios específicos reportan a la mujer? Ayudan a reducir y a prevenir los problemas cardiovasculares, especialmente a partir de la etapa de la menopausia.

 Una etapa a partir de la cual se produce la disminución de progesterona y estrógenos, provocando una mayor vulnerabilidad a padecer determinados problemas de salud, entre ellos patologías cardiovasculares. Y no es el único problema de salud que podemos prevenir con una dieta sana, equilibrada y en la que se incluyen las cantidades adecuadas de ácidos grasos, como la artrosis o la osteoporosis, patologías a las que la mujer también es más vulnerable, por la pérdida de masa ósea, a partir de una determinada edad.
omega3-istock_000005459494medium_1
Cuidar nuestra alimentación y promover hábitos saludables es una de las premisas básicas para proteger nuestra salud y mantenerla alejada de los problemas. Una dieta que para ser sana y equilibrada debe incluir alimentos de todos los grupos. Una dieta que debe incluir los nutrientes básicos, desde vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono a los ácidos grasos esenciales.

Ajo vs colesterol malo

ajo

ajo

El ajo es una hierba culinaria que se utiliza ampliamente para el tratamiento y la prevención de enfermedades cardiovasculares y del cáncer. Hay numerosos estudios que han examinado los efectos del ajo sobre el colesterol malo.

 Múltiples estudios anteriores en humanos han reportado que el ajo, puede reducir ligeramente el colesterol total y las lipoproteínas de baja densidad (LDL o colesterol malo) en corto tiempo (de 4 a 12 semanas).

Los beneficios de ajo fueron más notables cuando se emplea como un tratamiento a largo plazo, es decir, en personas que comenzaron tratamientos con mayores niveles de colesterol total.

El ajo  contiene alicina y ajo ene, dos substancias terapéuticas muy poderosas para el sistema cardiovascular. “Un diente fresco de ajo diariamente, o mil miligramos de tabletas altas en alicina, reducen el colesterol entre 9 y 12% promedio”.

 Además, la ingesta habitual de este alimento  ayuda a que tus arterias se sanen en un período de cuatro años: “Las arterias de los pacientes que comen ajo han reducido en 3% el estrechamiento, mientras que en aquellas personas que no consumían ajo, se registra un aumento de 16% en el estrechamiento de sus arterias que están bloqueadas en algún punto”.

Con esta afirmación se comprueba que el ajo ayuda a bajar el colesterol malo: “consumir ajo en las comidas, hace que la manteca pura no aumente el colesterol. Parece que el ajo puede bajarlo aun cuando uno consuma un alimento alto en LDL”.

Diversos investigaciones concluyen que el ajo podría reducir el colesterol total y los triglicéridos, y que puede ser considerado para las personas con riesgo de enfermedad cardíaca.

Sin embargo, todavía son desconocidos sus efectos a largo plazo sobre los lípidos o sobre la morbilidad y mortalidad cardiovascular, además el ajo fortalece tu sistema inmunológico y te ayuda a bajar de peso.

Las 10 razones para consumir Omega-3

shutterstock-fishoil

Los ácidos grasos Omega-3 pertenecen al grupo de las grasas o lípidos saludables, que se encuentran en algunos vegetales y pescados. Debido a sus características físicas y químicas, estos ácidos grasos actúan en nuestro organismo, cumpliendo funciones esenciales que permiten el normal funcionamiento en diferentes procesos fisiológicos.

“En los últimos años, asistimos a una creciente popularidad de los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 sobre la salud. En este contexto, se promociona la existencia de leches, huevos, yogures, pan y de productos que la industria de los alimentos enriquece con ellos;  mientras que diferentes laboratorios farmacéuticos los comercializan de distintas formas farmacéuticas como suplementos en cápsulas”, 

“Los Omega-3 se comportan como un verdadero “medicamento natural” que participa en la prevención o en el tratamiento de diferentes enfermedades. Luego de varias décadas estudiando sus efectos asombrosos se encontró que, una vez que son incorporados a la dieta,  se depositan en las membranas de la mayoría de las células del organismo, en mayor cantidad en la retina y en el cerebro”,

Enumeró los efectos beneficiosos que poseen en las siguientes situaciones clínicas:

Pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares,  prevenir las arritmias, reducir el riesgo de trombosis, disminuir los niveles de triglicéridos, inhibir el crecimiento de placas arterioscleróticas, mejorar la función endotelial  vascular, reducir la presión arterial y la inflamación en general. Además, pueden disminuir la muerte súbita por paro cardíaco.

2) Diabetes Mellitus asociada con enfermedades cardíacas

Reducen la incidencia y mortalidad de enfermedades cardiovasculares en pacientes con diabetes, al disminuir los triglicéridos, agregación plaquetaria y efectos antiarrítmicos

3) Artritis reumatoide

Disminuyen el número de articulaciones con dolor, presentes en esta patología.

4) Colitis ulcerosa

Produce una reducción  en el uso de corticoides, con disminución de mediadores de la inflamación y una mejoría general.

5) Dolores de la menstruación (dismenorrea)

Estos ácidos grasos mejoran los períodos dolorosos y disminuir la necesidad de tener que usar medicamentos para el dolor tales como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

6) Psoriasis:

Los ácidos grasos Omega-3 reducen los eritemas de las lesiones cutáneas.

7) Dermatitis atópica

Se ha demostrado que estos ácidos grasos benefician las lesiones cutáneas.

8) Depresión

Producen efectos antidepresivos, y además combinados con algunos antidepresivos, aumentan los efectos de estos medicamentos.

9) Esquizofrenia: mejoran diversas síntomas de la esquizofrenia, pueden acelerar la respuesta al tratamiento y mejorar la      tolerancia de las medicamentos antipsicóticos.

10) Osteoporosis

Los Omega-3, solos o en combinación con calcio, retardan la pérdida de masa ósea y aumentan la densidad en el hueso del muslo (fémur) y la columna vertebral en las personas de edad avanzada con osteoporosis.

10 DESAYUNOS SALUDABLES

canapes-faciles-y-variados-para-navidad

Apuesta por los desayunos saludables. Los desayunos saludables son fundamentales para tener una tener buena salud y un peso saludable, son uno de los trucos para adelgazar. Lo recomendable es que incluya un lácteo, una fruta y un cereal, tratando de variar cada día para no aburrirnos e incluir en nuestro día distintos alimentos para disfrutar de todos los nutrientes.

Los desayunos sanos  son la mejor forma de empezar el día.

Lo que no se debe hacer es por norma desayunar un bollo, esas tentaciones no nos aportan los nutrientes necesarios para llevar una dieta saludable, y lo único que hacen es aportarnos grasas malas, azúcares y calorías que al final acaban pesando en la báscula. Así que opta por desayunos saludables bajos en grasas saturadas  y por alimentos naturales, lo mejor es evitar la bollería industrial y las galletas muy calóricas. Si quieres perder peso, apuesta por los desayunos de dieta y los desayunos para adelgazar!

A la hora de preparar un desayuno saludable siempre piensa en tus necesidades, si necesitas un extra de fibra por tu tránsito intestinal, no olvides incluir frutas y cereales integrales que son ricos en fibra. Si tienes el colesterol alto, evita las margarinas y las galletas, y opta por el pan y no olvides añadir un par de nueces. Si necesitas controlar el azúcar endulza con sacarina, evita las mermeladas y opta por los cereales sin azúcar.

Como norma general opta por los lácteos desnatados o semidesnatados, que aportan menos grasas y calorías, y además todos los nutrientes de la leche.

#1. Omelet de vegetales con berries: Mezcla dos claras de huevo, una yema, espinaca y tomates. Este desayuno es sumamente saludable. Acompáñalo con una taza de berries, que son grandes antioxidantes.

Estos alimentos tienen gran cantidad de proteínas, por lo que tendrás la sensación de saciedad durante la mañana hasta la hora de almuerzo. Te ayuda a evitar el antojo de media mañana y elimina la ansiedad

omelette

# 2. Avena y leche: Un estudios, aseguran que este desayuno permite la recuperación de energía luego de una fuerte rutina de ejercicio.

 El cerebro y los músculos requieren alimentos para despertar, y si no hay un desayuno saludable, el cuerpo comienza a desintegrar la energía almacenada que se encuentra en los músculos.

Los expertos recomiendan media taza de avena cruda, porque contiene vitaminas y carbohidratos acompañado de una taza de leche descremada; ésta aporta calcio, vitamina D y proteínas para la recuperación y el crecimiento muscular. Puedes agregar un poco de canela o arándanos secos para aportar antioxidantes y omega 3.

AVENA

# 3. Pan tostado con mantequilla de almendras: Desayuna un pan tostado de granos germinados,  unta mantequilla de almendras, acompaña con una taza de café y un par de manzanas.

 El pan tostado tiene alto contenido de minerales y la mantequilla proporciona grasas saludables y proteínas; la fruta es una buena fuente de fibra.

#DESAYUNO

# 4 Licuado de zanahoria y naranja acompañado de café con leche y 4 biscotes integrales con chorrito de aceite de oliva, La zanahoria Más allá de su riqueza en betacaroteno, zanahoria también provee dosis destacables de minerales como calcio, hierro, potasio, fósforo y otras vitaminas, como las B, C y D.

Licuado de zanahoria

#5 Sandwich vegetal con café con leche y yogur desnatado; Los alimentos de origen vegetal contienen sustancias protectoras como fibra, antioxidantes y fitoquímicos, claramente relacionadas con la salud, y la calidad de vida.

Sandwich vegetal
Sandwich vegetal

#6 Tazón de cereales integrales con leche complementando con dos manzanas; Los cereales integrales  son una excelente fuente de nutrición ya que contienen enzimas esenciales, hierro, fibra dietética, vitamina E y complejo B. Por el hecho de ser carbohidratos complejos, el cuerpo los absorbe de manera lenta aportando energía sostenible y de alta calidad al organismo.

cereales

#7 Zumo de naranja con yogur desnatado con unos copos de avena y café con leche, La naranja, una de las frutas más populares, es un alimento muy rico en vitaminas, sales minerales y azúcares con especiales propiedades beneficiosas. Con una importante acción antioxidante, contiene además sustancias prebióticas a las algunos estudios atribuyen un potencial preventivo para el cáncer de colon.

ZUMO DE NARANJA
ZUMO DE NARANJA

#8 Dos biscotes integrales con queso fresco y café con leche, Los alimentos integrales, comparados con sus homólogos refinados, son más ricos en nutrientes, como vitaminas y minerales, en fibra y muchos otros compuestos fitoquímicos y bioactivos con reconocidos beneficios para la salud.

Cereales Integrales
Cereales Integrales

#9 Café con leche y 2 tostadas integrales con un puñado de almendras, las almendras dulces que son las comestibles, contienen: agua, proteínas, grasas, hidratos de carbono y celulosa; vitaminas B1, B2, PP, C, A, D y E; calcio, fósforo, hierro, potasio, sodio, magnesio, azufre, cloro, manganeso, cobre y zinc. Contienen, además, los ocho aminoácidos esenciales. Son las almendras un alimento imprescindible en una dieta sana y equilibrada.

Almendras
Almendras

#10 Minibocadillo de atún con  café con leche y una pera Los pescados y mariscos son un excelente alimento y una buena fuente de nutrición, ya que estos contienen un alto nivel de proteínas, vitaminas, minerales y son además bajos en grasas saturadas. Pero dentro de estos alimentos el atún es uno de los productos de mayor consumo por sus grandes beneficios a la salud, y por su elevada propaganda en dietas. Este pescado posee un alto nivel de ácidos grasos omega-3 y de Elicosapentaenoico, de estos provienen sus propiedades beneficiosas para la salud.

atun-mayonesa-lechuga-2

Les dejo 1 mas de regalo.

Huevo frito con 1 tostada integral y café con leche,  El huevo se considera que es una fuente más fácil de energía y proteína. Debido a su fácil disponibilidad, los huevos han sido tradicionalmente aceptada como una dieta de desayuno

Desayuno huevo frito
Desayuno huevo frito

EL CONSUMO HABITUAL DE ALIMENTOS MUY CALÓRICOS PUEDE GENERAR ADICCIÓN

Ingesta excesiva de este tipo de comida.

Ingesta excesiva de este tipo de comida.

Un estudio en un modelo animal demuestra que la ingesta excesiva de este tipo de comida es capaz de desencadenar en el cerebro respuestas similares a la adicción.

Los alimentos altos en calorías pueden ser tan adictivos como el tabaco o las drogas, según un estudio del Instituto de Investigación Scripps, en Jupiter (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista Nature Neuroscience.

Aunque los descubrimientos no pueden transferirse de forma directa a la obesidad humana, el estudio muestra que el consumo excesivo de alimentos altos en calorías puede desencadenar en el cerebro respuestas similares a la adicción y que la comida basura puede convertir a las ratas en comedoras compulsivas en instalaciones de laboratorio.

Los adictos muestran una activación suavizada de los circuitos cerebrales responsables de la recompensa en respuesta a las experiencias que suelen ser positivas. Los científicos, dirigidos por Paul Kenny, midieron la sensibilidad de las ratas a las experiencias de recompensa. Cuando los investigadores ofrecieron de forma regular a las ratas una opción de alimentos altos en calorías como tocino, salchichas, pastel y chocolate, además de su dieta habitual -más sana pero menos apetecible, los animales comieron calorías en exceso y ganaron peso con rapidez. Su sensibilidad a las recompensas también cayó en picado, tal y como se había demostrado antes en el caso de las drogas adictivas. Esta caída en la respuesta a la recompensa continuó durante al menos dos semanas después de que no se les proporcionaran los alimentos altos en calorías. Así pues, un adicto real, sea rata o humano, consumirá también de forma compulsiva su droga incluso si es claramente dañina para su salud.

Para probar esto, los investigadores entrenaron a las ratas para esperar descargas eléctricas dolorosas en las patas cuando veían una señal de luz. Aunque las ratas normales dejaban de comer incluso la comida basura más deliciosa cuando la luz se encendía, las ratas obesas acostumbradas a la dieta hipercalórica continuaban comiendo. Los investigadores también descubrieron menores niveles de un receptor de dopamina específico en las ratas con sobrepeso, tal y como se producía en humanos adictos a las drogas. La disminución de forma artificial de los niveles de este receptor de la dopamina en otro grupo de ratas aceleró su pérdida de la sensibilidad ante la recompensa cuando se les proporcionó acceso a una dieta con alimentos altamente calóricos.

Fuente: http://www.jano.es

LAS GRASAS EN LA ALIMENTACIÓN

Grasas en la alimentación

Grasas en la alimentación

Innumerables estudios demuestran la estrecha relación entre las enfermedades cardiovasculares, dislipemias, hipertensión arterial, con el consumo excesivo de grasas de origen animal.

Pensando, que dichas enfermedades pueden instalarse desde temprana edad, nunca es demasiado temprano para educar a sus hijos e implementar hábitos alimentarios correctos, disminuyendo la cantidad de grasa saturada de su alimentación. Pero hoy nos preguntamos: ¿Cuáles son las grasas buenas y cuáles las malas?, ¿debemos evitar el consumo de grasas?, ampliemos el concepto y encontremos las respuestas.

Las grasas saturadas, monoinsaturadas, polinsaturadas, omega 3, omega 6, colesterol, etc son todas grasas pero que se prestan a confusión en cuanto a su utilidad y origen.

Las grasas son necesarias en la ingesta diaria, son importantes para funciones de normal crecimiento y desarrollo. Algunas son esenciales para que el cuerpo pueda absorber vitaminas como la vitamina A, D, E y K, solubles en grasas. Lo más importante es conocer la calidad de las mismas para permitir su aporte.

Las grasas saturadas son casi todas las que se encuentran en los alimentos de origen animal como la manteca común, la manteca de cerdo, la crema, la grasa de las carnes, los quesos muy duros, etc. En el reino vegetal hay pocos alimentos que la aportan como el coco, el cacao. El cuerpo puede fabricar ácidos grasos saturados, por lo que no es necesario incorporarlos con los alimentos.

Las grasas polinsaturadas se encuentran en los aceites vegetales como los de girasol, maíz, soja, cártamo y en pescados con alto contenido graso. Son importantes y deben formar parte de la dieta diaria, en cantidades controladas.

Las grasas monoinsaturadas se encuentran en el aceite de oliva, canola, colza, aportando beneficios en la función cardíaca.

Ácidos grasos esenciales conocidos con el nombre de omega 3, presentes en los pescados de mar, algas marinas, aceite de soja, cártamo y los omega 6, se encuentran el aceite de soja, girasol, colza. Ambos son muy importantes para funciones del sistema nervioso central y aparato circulatorio, en la pared arterial.

El colesterol es un componente esencial de todas las células del cuerpo. Sólo debemos evitar su consumo en exceso ya que se relaciona directamente con el riesgo de contraer enfermedad cardiovascular. Recordemos que en el reino vegetal no existe el colesterol, sólo lo encontramos en los alimentos de origen animal.

Los ácidos grasos trans son producidos por modificaciones químicas de las grasas, el ejemplo más importante son las margarinas. Son nocivos para el sistema circulatorio y tratamos de evitarlos en los niños pequeños. No son necesarios en la dieta.

La forma más recomendable de controlar la ingesta de grasas de la alimentación, es limitando la grasa aportada por los productos de panificación (galletitas, medialunas, alfajores, tortas) la manteca, la grasa visible de las carnes y piel de aves, las salchichas, los fiambres, hamburguesas compradas, que no son alimentos necesarios en forma diaria ya que nutricionalmente no aportan beneficios.

Es mucho más difícil controlar el aporte de las grasas intracelulares de las carnes u otros alimentos que sí deben formar parte de la dieta diaria, por su aporte de nutrientes.

La adquisición de hábitos alimentarios es un acto automatizado logrado por la repetición, si trabajamos en la formación de hábitos correctos y la práctica de actividad física estamos trabajando a futuro sobre lo que llamamos prevención, mejorando la calidad de vida.

Autor: Lic. Cristina Maceira para http://www.nutrar.com

TRIGLICÉRIDOS: Otro tipo de grasa peligrosa

Cuidado con los trigliceridos

Cuidado con los triglicéridos

Los triglicéridos son un tipo de grasa que se almacena en el cuerpo y que en grandes cantidades ocasiona enfermedades del corazón.

Mucho se habla de que mantener los niveles de colesterol bajos en la sangre puede prevenir enfermedades cardíacas, sin embargo la información acerca de los triglicéridos y sus riesgos es nula.

Los triglicéridos son un tipo de grasa que se consume en alimentos, o bien producirse en el hígado.

Cuando se consumen alimentos ricos en grasa o calorías, el cuerpo toma los que requiere para convertirlos en energía y lo que sobra se guarda de reserva en el organismo. Asimismo, cuando se ha bebido demasiado alcohol, el hígado produce triglicéridos. Los estudios indican que los niveles altos en triglicéridos se relacionan con bajos niveles de colesterol, lo que también es dañino.

CUANDO LOS NIVELES DE TRIGLICÉRIDOS SON ALTOS, LA SANGRE SE VUELVE MÁS VISCOSA Y ESPESA, POR LO QUE NO FLUYE ADECUADAMENTE, DIFICULTANDO MÁS EL BOMBEO HACIA TODO EL CUERPO.

¿QUE FACTORES INFLUYEN EN EL NIVEL DE TRIGLICÉRIDOS?

Se considera que los niveles normales de triglicéridos en la sangre son menores a los 200 miligramos por decilitro y altos cuando superan los 400.

Pueden tener los niveles altos si cuenta con algunas de estas características:

Gana peso facilidad.

Consume calorías en exceso, especialmente azúcar y alcohol.

Es de edad avanzada.

Toma ciertos medicamentos, por ejemplo pastillas anticonceptivas, hormonas, esteroides y diuréticos.

Padece alguna enfermedad como diabetes, hipotiroidismo, problemas del riñón o el hígado.

Su dieta está compuesta por muchos alimentos grasos y dulces, incluyendo frutas endulzadas y jugos.

Tiene familiares propensos a las enfermedades mencionadas.

LLEVE UN ESTILO DE VIDA MÁS SALUDABLE

Una prueba de sangre en el laboratorio es la única manera para saber si sus niveles de triglicéridos son altos o no. Sin embargo, llevar una alimentación balanceada y algo de ejercicio no le cae mal a nadie.

SE PUEDEN EVITAR LAS ENFERMEDADES CARDIACAS Y DE CIRCULACIÓN CAMBIANDO EL ESTILO DE VIDA POR UNO MÁS SALUDABLE.

 

Recuerde que si mantiene una buena salud, le puede evitar muchas visitas al médico en el futuro.

Aquí hay algunas sugerencias para reducir los niveles de triglicéridos:

Pierda peso. Si sufre sobrepeso, reduzca todas las fuentes de calorías, en especial de grasa.

Limite el azúcar. No consuma alimentos que lo contengan.

Adiós al alcohol. Todas esas copas de más son un alto factor de riesgo, evítelas. Si no, por lo menos tome solo en ocasiones especiales y con moderación.

Todo sin grasa. Consuma menos del 30% de calorías provenientes de grasa. Consuma carne, ya sea pollo o res, hervidos o asados.

En lugar de aderezos, use jugo de limón. Consuma fibra y vegetales al vapor o crudos son mantequilla Incluya pescados aceitosos, como el salmón, en su dieta. Este tipo de pescado aporta ácidos grasos Omega 3 que ayudan a mantener los niveles de triglicéridos bajos.

Haga ejercicio. La vida sedentaria conlleva a ser propenso a las enfermedades cardiacas y a la acumulación de grasa en la sangre.

Trate de caminar por lo menos 30 minutos diarios. Baile, brinque, haga lo que prefiera, simplemente muévase. Seguramente lo que acaba de leer le parece familiar. Sabe bien qué cosas son que conviene comer, sólo es cuestión de optar por una sana alimentación.

CONSUMO DE FIBRAS Y PREECLAMPSIA

Preeclampsia-causa-dolor-intenso-cabeza-1533729

Preeclampsia y fibra

Existe suficiente evidencia que documenta múltiples beneficios, entre ellos la reducción del riesgo de desarrollar hipertensión, asociada a una dieta rica en fibras.

Sin embargo, pocos estudios han investigado la extensión de estos beneficios a las mujeres embarazadas y su asociación con el desarrollo de preeclampsia*.Es por este motivo, que investigadores del Swedish Medical Center, de Seattle (Estados Unidos) estudiaron y realizaron seguimiento durante la gestación a 1.538 mujeres embarazadas del estado de Washington.

Para tal fin, se realizó un extenso cuestionario de dónde se relevaba el consumo de fibras 3 meses previos al embarazo y durante la primera etapa de la gestación. Del total de las participantes, 64 desarrollaron preeclampsia. Los autores hallaron que aquellas mujeres que consumían la mayor cantidad de fibra (21,2 gramos o más por día) durante ambos períodos de evaluación tuvieron 72% menos probabilidades de desarrollar preeclampsia que las que ingerían los niveles más bajos de fibra (menos de 11,9 gramos diarios).

Otro dato interesante, que se rescata del análisis es que las mujeres con ingesta elevada de fibra presentaban niveles de triglicéridos casi 12 puntos más bajos y lipoproteínas de alta densidad (HDL) más de 2,6 veces mayores que las mujeres con menor consumo diario de fibra. Los resultados de este trabajo estiman que cada 5 gramos de aumento en el consumo diario de fibra se reducían un 14% el riesgo de preeclampsia. Esta relación se mantuvo después de que se tuvieron en cuenta otros factores potencialmente relacionados con el riesgo de preeclampsia, como el consumo total de calorías, la edad materna, la etnia, la cantidad de embarazos y el peso antes de la concepción.

Estos resultados sugieren que aumentar el consumo de fibra antes y durante los primeros meses del embarazo beneficia la salud de las mujeres y, por consiguiente, del feto. Asimismo, colabora con el futuro desarrollo de estrategias para jerarquizar nuevos estilos de vida, especialmente los alimentarios, para reducir el riesgo de preeclampsia y otras patologías.

Este estudio fue publicado en la revista “American Journal of Hypertension”, en julio de 2008.

* Es una enfermedad del embarazo que consiste en aumento de la presión arterial habitualmente acompañado de edemas (hinchazón de las manos, cara y pies) y aparición de proteínas en el análisis de orina (proteinuria).

Ácidos grasos Omega 3:Una visión amplia de sus beneficios

pescado

La ingesta de ácidos grasos omega 3 tiene una fuerte relación con la salud

Las primeras observaciones del papel indispensable para la salud de los ácidos grasos omega 3 comienzan en 1929, cuando se descubrió la menor probabilidad de enfermar o morir por enfermedades cardiovasculares en poblaciones como los esquimales que tenían altos consumos de estos ácidos grasos (alrededor de 3 g por cada 1000 kcal) (Von Schacky, 1987). El contenido total de grasa y de ácidos grasos omega 3 es mayor en pescados de aguas frías  (salmón, arenque, sardina y macarela), por ejemplo, 100g de carne de salmón contiene 600 mg del ácido graso omega 3 eicosapentaenoico (EPA-por sus siglas en inglés) y 1200 mg de ácido graso omega 3 docosahexaenoico (DHA-por sus siglas en inglés), mientras que 5 gramos de aceite de salmón contiene 600mg de EPA y  900 mg de DHA.

La ingesta de ácidos grasos omega 3 tiene una fuerte relación con la salud cardiovascular, un estudio (meta-análisis) con 7951 personas quienes consumieron diariamente de 0.3 a 6g de EPA  y de 0.6 a 3.7g de DHA, concluyó con una reducción de la mortalidad total en 21%, en el infarto agudo del miocardio en un 30% y la muerte súbita diminuyó 40% (Bucher et al, 2002). Desde el año 1996 se ha documentado reducción en la mortalidad cardíaca asociado a la ingesta de ácidos grasos omega 3 que va de 42% a 67%, cabe destacar que 4 g de estos ácidos grasos durante cuatro meses, producen una reducción del 45% en los triglicéridos totales (Harris et al, 1997), es bien sabido que el aumento de los triglicéridos es un riesgo para padecer aterosclerosis o acumulación de grasas en arterias.

Sobre la prevención del cáncer se han realizado estudios de seguimiento desde 4 a 21 años y han demostrado que en los países donde se consume en promedio 0.5 y 1.5 g de omega 3 al día hay una reducción en el riesgo de cáncer de mama en 30% y una disminución significativa (60%) en el cáncer de próstata (Terry et al, 2003).

La inflamación es una respuesta inespecífica a las agresiones traumáticas, microbianas y químicas en donde se acumulan fluidos y anticuerpos, por ejemplo, la inflamación postquirúrgica. El consumo de omega 3 (DHA y EPA) promueve que estos ácidos grasos compiten a nivel celular con otro ácido graso , el araquidónico (que favorece la inflamación) por lo que se promueve un efecto antiinflamatorio en el organismo (Furst et al, 2000), por lo anterior diversos estudios apoyan el uso de ácidos grasos omega 3 en enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, la artritis reumatoide, psoriasis, el lupus eritematoso, esclerosis múltiple, migrañas, y pancreatitis aguda (Gil, 2002).

Los ácidos grasos omega 3 se encuentran además en el tejido nervioso, que es el segundo, después del tejido adiposo, en concentrar ácidos grasos omega 3, en donde uno de ellos, el DHA ocupa hasta el 50% del tejido cerebral (Maes et al, 1999), los ácidos grasos omega 3 se acumulan en el cerebro y en la retina desde la gestación y son un componente importante en las membranas de las neuronas y de la retina (Carlson, 2009). Se recomienda utilizar 300 mg de DHA en etapas como el embarazo y lactancia (Simopoulus et al, 1999). Se ha demostrado que quienes tienen bajas concentraciones de ácidos grasos omega 3 y bajos consumos de pescado, tienen relación con ciertas alteraciones psiquiátricas como la depresión (Maes et al, 1999). En adultos mayores los omega 3 pueden prevenir la aparición de enfermedades como demencia o alzheimer (Yazawa, 1996; Kyle et al, 1999).

La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de  EPA y DHA respectivamente de 300 mg y 500 mg al día en la población general que suman 800 mg de ácidos grasos omega 3 y se recomienda llegar a 1 gramo en el consumo de ácidos grasos omega 3 totales en personas con antecedentes de enfermedad coronaria (WHO. 2007).

L.N.H. Rodrigo Mancilla Morales.