¿QUIERES COMBATIR LA GRIPE?

gripa
La gripe es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por un virus, que afecta cada año entre 2 y 6 millones de habitantes de la población.

Llega con el invierno, la mayoría de las veces a partir de la segunda quincena de diciembre, por eso el otoño es el periodo adecuado para vacunarse; concretamente, los meses de octubre y noviembre.

La transmisión se produce de una persona enferma a una sana, fundamentalmente por vía aérea a través de las gotitas que se eliminan al hablar, toser o estornudar. Las personas enfermas son capaces de transmitir la gripe desde 1 día antes del comienzo de los síntomas hasta unos 3 a 7 días después del comienzo de los mismos. Estos síntomas son un intenso malestar general, escalofríos, dolores musculares/articulares, fiebre alta, tos seca, rinorrea, mareos, y también puede cursar con náuseas y vómitos.

La medida más eficaz para prevenir la gripe, es la vacunación. La OMS recomienda la vacunación estacional en:

  • Embarazadas.
  • Los niños de 6 meses a 5 años.
  • Personas de más de 65 años.
  • Personas con enfermedades crónicas (cardíacas, hepáticas, renales, pulmonares, sanguíneas o metabólicas e inmunodepresión).
  • Profesionales de la salud o cuidadores de personas que pertenecen a cualquier de los colectivos mencionados o cualquiera que esté en contacto.

Sin embargo, deben abstenerse aquellas personas que tiene alergia al huevo, hipersensibilidad a las proteínas de huevo o que hayan tenido una reacción alérgica severa a una vacunación anterior de la gripe, así como los niños menores de seis meses y las personas que sufran alguna enfermedad aguda con fiebre alta, que deberán esperar hasta que la situación remita.

Qué hacer si tenemos gripe:

  • Intentar no ir a espacios cerrados con otra gente, durante al menos 24 horas o hasta que la fiebre desaparezca.
  • No compartir alimentos, utensilios, tazas, etc. con otras personas.
  • Lavarnos las manos con frecuencia y siempre después de tocarnos la cara.
  • Cubrirnos al toser con un pañuelo de papel (de un solo uso).
  • Evitar tocarnos los ojos, la nariz y la boca.
  • Acudir al médico ante sospechas de complicaciones

La mayoría de las personas con síntomas más leves se sienten mejor en 3 a 4 días, y no necesitan ir al médico, aquí os dejamos algunos cuidados caseros:

  • Tomar medicación que mejore los síntomas de malestar (alternar antitérmicos, antiinflamatorios y medicamentos para remitan el dolor).
  • Descansar mucho.
  • Tomar bastantes líquidos.
  • No fumar ni beber alcohol.
  • Los antibióticos no mejoran los síntomas ni aceleran la curación ya que no son efectivos frente a enfermedades producidas por virus.

Por este motivo, es especialmente importante que los trabajadores se vacunen, y eviten contagiarse y actuar como transmisor en el centro de trabajo y entorno personal.

Los beneficios de los antioxidantes

cocoa-powder

“Limpian” nuestro cuerpo de los radicales libres –sustancias que pueden dañar las células de nuestro cuerpo y causar alteraciones en el organismo y previenen el daño que éstos pueden provocar. ¡Descubrí sus efectos!

Los antioxidantes son sustancias que provienen de los alimentos e incluyen algunos nutrientes como el betacaroteno (una forma de vitamina A), vitaminas C, E y selenio, entre otros, que pueden prevenir o reparar el daño de las células del cuerpo y, de esta manera, protegernos frente a diferentes enfermedades y el envejecimiento.

El trabajo de los antioxidantes es demorar el proceso de oxidación (daño por oxígeno) causado por los radicales libres, que pueden llevar a que las células no cumplan sus funciones correctamente y a desencadenar enfermedades como la diabetes o patologías cardíacas. El nivel de radicales libres aumenta en el organismo por diferentes factores, entre los cuales se encuentran el consumo de drogas, la contaminación ambiental, el humo de cigarrillo, los pesticidas y la exposición excesiva al sol.

En el organismo, el proceso antioxidante es similar a impedir que una manzana se oscurezca (se oxide). Una vez cortada la manzana, comienza a volverse color marrón, pero si la sumergimos en jugo de naranja, que contiene vitamina C (sustancia antioxidante), se mantiene blanca. Cuando se trata de ingerir la cantidad necesaria de antioxidantes, ningún alimento o grupo de alimentos por sí solo debería ser el foco. Es mejor incluir una amplia variedad de los mismos, como parte de una alimentación balanceada y saludable. Algunas de las fuentes de antioxidantes son:

Vitamina E: Aceites de oliva, maíz, de girasol y frutos secos (almendras, nueces), semillas (girasol) y germen de cereales.

Vitamina C: Limón, mandarina, naranja, kiwi, frutillas, pimientos, brócoli, repollo y berro.

Zinc: Carne roja, yema de huevo, mariscos, pollo, hígado, productos lácteos y cereales integrales.

Selenio: Mariscos, riñones, hígado y cereales.

Manganeso: Hortalizas de hojas verdes, harina y queso de soja, legumbres, semillas, nueces, almendras, cereales integrales, banana y palta.

Beta caroteno: Hortalizas rojo-anaranjadas, tomate, zanahoria y calabaza.

Compuestos fenólicos: Café, cacao y té.

Los antioxidantes también pueden mejorar la función inmune de nuestro organismo, reduciendo el riesgo de contraer infecciones y bajando las posibilidades de padecer algunos tipos de cáncer.

Con nuestra taza de café de todas las mañanas, incorporamos a nuestro organismo polifenoles, sustancias de gran función antioxidante. La cantidad de antioxidantes que nos proporcione en café dependerá del tipo de grano, del proceso de tostado y de la forma de preparación. Sin embargo, aunque durante el tostado algunos de los antioxidantes presentes en el grano se descomponen, el mismo proceso genera nuevos compuestos antioxidantes. Una buena taza de café no sólo brinda sabor a nuestros días, sino que también ayuda a retrasar el envejecimientos y a cuidar nuestra salud.

Antioxidantes

antiox

Los antioxidantes son unas moléculas que le aportan grandes beneficios a la salud, ya que protegen a las células sanas de los daños que les puedan causar los radicales libres —moléculas que causan graves daños a la salud—, como por ejemplo pueden cambiar el ADN, las grasas y las proteínas.

A largo plazo, los radicales libres pueden ocasionar enfermedades degenerativas, entre las cuales están el Parkinson y el Alzheimer, proporcionar un alto riesgo de llegar a tener algún tipo de cáncer, acelerar el proceso de envejecimiento, entre muchas otras complicaciones.

Strawberries-bowl52

Unas de las principales fuentes de antioxidantes son, sin lugar a dudas, las frutas y las hortalizas frescas, esta es una de las mil y mas razones que debemos tener en cuenta para agregarlas a la lista de los alimentos más sanos que debemos comer todos los días para poder tener una vida mucho más saludable, puesto que son una gran ayuda para proteger a nuestro organismo de los graves efectos que pueden causar los radicales libres.

Afortunadamente podemos contar con muchos tipos de antioxidantes, entre los que se destacan las vitaminas E y C, algunos minerales como el selenio, el zinc, el cobre; aminoácidos como la cisteína y algunas enzimas como el SOD, GPS. De la misma manera, hay muchos otros alimentos con grandes propiedades antioxidantes que podemos incorporar en nuestra alimentación y de esa manera poder obtener sus beneficios a favor de nuestra salud, para ello debemos conocer cuáles son y qué tipo de propiedades nos ofrece cada uno de ellos.

El colágeno

Piel sana

El colágeno nos permite ver mas jovenes

Ha medida que pasan los años, alrededor de los veinticinco años de edad, nuestro cuerpo va disminuyendo la producción de colágeno en la piel, acelerándose entre los 40 y 50 años.

Cuando la producción de colágeno disminuye, la piel retiene menos agua, se hace más delgada y comienza a arrugarse. La falta de colágeno se comienza a notar por el adelgazamiento de la piel, ya que se pierde la capacidad de retener nutrientes y agua presentándose un aumento en el riesgo de desarrollar arrugas, estrías e infecciones.

Tener un cutis envidiable no solo es cuestión de edad, hay muchos factores que influyen en un envejecimiento cutáneo: el estres, la polución, mala alimentación, alcohol, cigarrillo, el sol en exceso sin protección, pérdida de peso, etc. esto sumado al descuido con respecto al desmaquillante, exfoliación, y el uso de cremas y mascarillas adecuadas.

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL CUIDADO DE LA PIEL
La Hidratación Hay factores importantes para frenar el envejecimiento cutáneo, como la hidratación, nuestra piel muestra señales de deshidratación mostrándose frágil, agrietada, pierde suavidad y elasticidad; todo esto se puede evitar, utilizando productos hidratantes de acuerdo al tipo de piel, adquiriendo prácticas saludables de alimentación, debemos incluir en nuestra dieta diaria muchas frutas y verduras y por supuesto beber mucha agua (2 litros diarios) El Colágeno. Otro factor importante para el cuidado de nuestra piel es el colágeno. El paso del tiempo provoca pèrdida de fibras elástica normales. Estudios han demostrado como los radicales libres provocados por las radiaciones UV juegan un papel fundamental en el envejecimiento, ya que provocan cambios en el colágeno de la piel, causante de la pérdida de elasticidad y suavidad, aumentando la aparición de arrugas.
Por lo tanto si queremos reducir o al menos frenar este proceso tenemos que adquirir hábitos saludables y utilizar productos cosméticos que aporten nutrientes a nuestra piel:
  • En este sentido, estudios clínicos la vitamina C activa la formación de Colágeno III, retrasando el envejecimiento prematuro.
  • La vitamina E que reduce y elimina los radicales libres
  • Filtro solar para evitar los daños producidos por la radiaciòn UV, que tenga un mínimo de factor de protección 10. Esto dependiendo del tiempo de exposición.
  • Cremas que contengan activadores y regenadores celulares como es la coenzima Q10

– El Estres

Nuestra piel como órgano importante de nuestro cuerpo, responde también al sistema nervioso e inmunitario, de modo que nuestro cuerpo responde liberando sustancias que afectan las células de la piel provocando inflamación y desestabilizaban de la dermis. en estos casos la vitamina A facilita la oxigenación celular

colágeno

Las cremas son un buen medio para nutrir nuestra piel

NUESTRA RUTINA DE BELLEZA DEBE INCLUIR
  • Usar por la mañana crema hidratante con protección solar y de ser posible con antioxidantes (vitamina E).
  • Por la noche después de desmaquillarnos utilizaremos productos que combatan el envejecimiento, más nutritivos y que se adapten a nuestra piel que le brinden suavidad e hidratación. En el mercado existen muchas en cuya fórmula emplean la vitamina C, Coenzima Q10, vitamina A, Vitamina E y colágeno. No existen cremas que contengan todos estos principios pero encontraremos unas mas completas que otras que son hipo alérgicas
  • Tomar 8 vasos de agua diarios
  • Aplicarnos regularmente mascarillas nutritivas, la cuales podemos encontrar comerciales o prepararlas con productos naturales

http://cielolatino-sky.blogspot.mx