Los beneficios de los antioxidantes

cocoa-powder

“Limpian” nuestro cuerpo de los radicales libres –sustancias que pueden dañar las células de nuestro cuerpo y causar alteraciones en el organismo y previenen el daño que éstos pueden provocar. ¡Descubrí sus efectos!

Los antioxidantes son sustancias que provienen de los alimentos e incluyen algunos nutrientes como el betacaroteno (una forma de vitamina A), vitaminas C, E y selenio, entre otros, que pueden prevenir o reparar el daño de las células del cuerpo y, de esta manera, protegernos frente a diferentes enfermedades y el envejecimiento.

El trabajo de los antioxidantes es demorar el proceso de oxidación (daño por oxígeno) causado por los radicales libres, que pueden llevar a que las células no cumplan sus funciones correctamente y a desencadenar enfermedades como la diabetes o patologías cardíacas. El nivel de radicales libres aumenta en el organismo por diferentes factores, entre los cuales se encuentran el consumo de drogas, la contaminación ambiental, el humo de cigarrillo, los pesticidas y la exposición excesiva al sol.

En el organismo, el proceso antioxidante es similar a impedir que una manzana se oscurezca (se oxide). Una vez cortada la manzana, comienza a volverse color marrón, pero si la sumergimos en jugo de naranja, que contiene vitamina C (sustancia antioxidante), se mantiene blanca. Cuando se trata de ingerir la cantidad necesaria de antioxidantes, ningún alimento o grupo de alimentos por sí solo debería ser el foco. Es mejor incluir una amplia variedad de los mismos, como parte de una alimentación balanceada y saludable. Algunas de las fuentes de antioxidantes son:

Vitamina E: Aceites de oliva, maíz, de girasol y frutos secos (almendras, nueces), semillas (girasol) y germen de cereales.

Vitamina C: Limón, mandarina, naranja, kiwi, frutillas, pimientos, brócoli, repollo y berro.

Zinc: Carne roja, yema de huevo, mariscos, pollo, hígado, productos lácteos y cereales integrales.

Selenio: Mariscos, riñones, hígado y cereales.

Manganeso: Hortalizas de hojas verdes, harina y queso de soja, legumbres, semillas, nueces, almendras, cereales integrales, banana y palta.

Beta caroteno: Hortalizas rojo-anaranjadas, tomate, zanahoria y calabaza.

Compuestos fenólicos: Café, cacao y té.

Los antioxidantes también pueden mejorar la función inmune de nuestro organismo, reduciendo el riesgo de contraer infecciones y bajando las posibilidades de padecer algunos tipos de cáncer.

Con nuestra taza de café de todas las mañanas, incorporamos a nuestro organismo polifenoles, sustancias de gran función antioxidante. La cantidad de antioxidantes que nos proporcione en café dependerá del tipo de grano, del proceso de tostado y de la forma de preparación. Sin embargo, aunque durante el tostado algunos de los antioxidantes presentes en el grano se descomponen, el mismo proceso genera nuevos compuestos antioxidantes. Una buena taza de café no sólo brinda sabor a nuestros días, sino que también ayuda a retrasar el envejecimientos y a cuidar nuestra salud.

Anuncios