5 estrategias para NO romper la dieta

12semanas-embarazo_3.jpg

Estrategias para no romper la dieta

Al momento de hacer una dieta, buscamos todas las excusas posibles para salirnos de ella. Sí, lo hacemos regularmente. Por eso, quisimos preparar una lista de 5 consejos infalibles que te garantizan que no caerás en la tentación de abandonar tu nuevo estilo de alimentación. Cambia de mentalidad sobre la comida. No es un proceso de días, es un cambio en tu relación con los alimentos. ¡Ánimo! Tú puedes lograrlo.

Cambia tu mentalidad
Si, cambiar la manera en que ves la dieta hará que por fin logres mantener un peso saludable. No lo veas como un proceso de días, sino una NUEVA relación con la comida. Establece qué cambios necesitas hacer. Habla con tu médico primario o visita a un nutricionista. Como establece la psicóloga Fabiola Cuevas en Desansiedad, “la comida es alimento para mi cuerpo y yo decido cómo relacionarme con ella”. Asimismo, plantea “deja de verla como tu enemiga”, que de repente la amas y luego la odias.
Más sexo 
Sí, el sexo es un maravilloso ejercicio cardiovascular con el que quemarás calorías, liberarás el estrés y te sentirás plena. Durante el acto sexual, “de vista más optimista, las calorías que se queman durante una relación de 15 a 20 minutos (evidentemente de forma enérgica), pueden alcanzar las 500-600.
happy hour
En la medida en que vas avanzando en tu meta, evita salir cuatro veces en semana de happy hour. Además de ahorrarte las calorías del licor, no caerás en la tentación de comer un snack en la noche. ¿Cómo les vas a decir a tus amigos que no vas a ir al food truck a comer tacos a la 1 a.m.? Además, una investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition dice que lo que comas en la noche podría definir tu elección en el desayuno. Es decir, si comes algo con alto contenido de azúcar de noche, podrías repetirlo en la mañana.
Cocina
Si cocinas, sabrás exactamente el contenido de sodio, azúcar y grasas que tendrá la comida. Procura usar alimentos frescos, carnes magras y pescados. Come vegetales, muchos, y mientras más colores veas en el plato, mejor. Si cocinas en el horno, evitarás el exceso de grasa. Puedes colocar un pescado con vegetales y verduras en un papel de aluminio, cerrarlo y cocinarlo por 15 minutos. Adereza con limón y ajo. ¡Y chile! Así usarás menos sal.
Ojo con los snacks
Ojo, no confundas un snack o merienda saludable con una comida ligera o rápida. Una merienda no es comer un sándwich, ni unas papas fritas o una hamburguesa. Procura tener a la mano frutas o una papa. Sí, una papa no se daña, la puedes dejar encima de tu escritorio y en 3 o 4 minutos está lista en el microondas. También puedes comer pepino con tomate y vinagre. Piensa en opciones saludables y ligeras. 
Anuncios